Principales

Blanca Merari pacta con el diablo Fabián Vallado

Javier Chávez

Desde su niñez de caramelos y resbaladillas, destinado a ser municipio potencia desprendido de Cancún, Puerto Morelos ha sido parasitado y desgarrado por hordas sucesivas que han damnificado a este pueblo. La traición partidista fue su punto de partida, porque Laura Lynn Fernández Piña gana con los colores del PRI en 2016 y salta al Verde Ecologista –el PRI ya había perdido la guerra por la gubernatura–, pesca la reelección en 2018 y ahora como diputada federal sumada a la 4T, encabezada por Morena, intenta edificar un maximato caribeño mantenido a raya por la nueva alcaldesa Blanca Merari Tziu Muñoz, viuda de quien estaba destinado a ser un buen alcalde: Ignacio Sánchez Cordero.

La cancunense Laura Fernández enloqueció con el presupuesto y con todos los negocios que permite un Ayuntamiento –¿verdad, alcaldes y exalcaldes?–, dejando como recuerdito una pesadísima carga de aviadores, casi todos de Cancún. Y con tal de desactivar a su ambiciosa antecesora, Blanca Merari pactó con el diablo y aceptó como asesor estrella a Fabián Vallado Fernández, hombre clave del exgobernador cozumeleño Roberto Borge Angulo, quien permanece preso en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi) del estado de Morelos, donde gobierna el futbolista Cuauhtémoc Blanco.

Doña Blanca no sabía ni jota del oficio de gobernar y estaba destinada a dirigir el DIF municipal, pero la mina de diamantes de Puerto Morelos provocó el asesinato de Nacho Sánchez, quien maduraba un proyecto para recuperar el municipio para los portomorelenses. Nunca sabremos qué tan lejos pudo llegar, pero es un hecho que Nacho no habría pactado con el diablo Fabián Vallado, quien encabeza la nueva horda de conquistadores que han tomado a Puerto Morelos como el sitio preciso de la “fiebre del oro” del Lejano Oeste, con filibusteros que llegan con sus mapas para extraer las riquezas de este municipio tan niño, enviando por los chescos a los nativos.

Puerto Morelos es doloroso ejemplo de lo que mal empieza y mal acaba, porque su clase política en gestación ha sido despreciada y humillada por cancunenses y verdes desembarcados de otros confines –como el estado de Morelos–, hasta convertirlo en un proyecto fallido donde Fabián Vallado es el consejero de cabecera que manipula a una viuda que no tiene la menor idea del desafío fuera de control por el choque de ambiciones donde una vida como la de Nacho Sánchez fue lo de menos.

Gurús políticos una especie que mucho perjudica a suspirantes
Joaquín Quiroz

En estos momentos en los que están ya muy cerca designaciones y demás, tanto para enlistar fichas por la gubernatura, como por las diputaciones locales, saltan además personajes que se sienten gurús y todopoderosos para planear campañas, cuando no saben ni en donde están parados.

Los tiempos cambian y la política también, la o el que no lo entienda no tiene nada qué hacer en estos menesteres, y además de las y los aspirantes hay quienes están asesorándolos o al menos eso les venden, y a decir verdad con contadas y honrosas excepciones observamos trabajo real de estrategia, manejo de medios y sentido común.

Porque ni los gurús del centro del país son la eminencia, ya que les falta tropicalizarse y eso no se logra en un cuarto de hotel de la Zona Hotelera de Cancún en un dos por tres, ni tampoco lo son los que están obsoletos planeando estrategias exitosas hace veinte años cuando ni redes sociales había y planean agendas y actividades irrisorias y con personajes que en nada suman.

Hoy la política es distinta, no hay métodos, pero sí experiencias exitosas, y pese a la importancia digital al menos en Quintana Roo las campañas no se ganan en los retuits y likes, hay qué hacer trabajo de tierra, y de las tres “S” suela, sudor y saliva, ni tampoco Quintana Roo es Nuevo León, ni existen damas como Mariana Rodríguez “La Chabacana” haciendo la campaña a su cónyuge.

Así pues, que las y los suspirantes más allá de los proyectos personales, deben de estar conscientes que lo interesante está por llegar, y respaldarse en quienes tengan éxitos probados, que tengan el pulso real de las cosas, y no solo les adulen o les vendan espejitos, ya que el gran problema no es que se los ofrezcan, sino que los compren, ahí es lo grave.

BALAS PERDIDAS…

Una vergüenza la continuidad en su cargo de Antonio López Pinzón al frente de la COJUDEQ, y su comparecencia en el Congreso del Estado de pena ajena, un directivo sin preparación, justificándose, de mala memoria y pésimos resultados, en una pose ofensiva, con un presupuesto millonario que nomás no sabe ejercer para lo que es.

La clara muestra de la ineptitud en el servicio público, con el descontento de atletas, padres de familia y asociaciones, tremendo lastre para el gobernador Carlos Joaquín resulta ser este funcionario que lo único que ha pasado a ser desde que llegó a COJUDEQ es millonario, ya que las adjudicaciones y cuentas no están siendo nada claras, presentaremos detalles.

Prometer no empobrece, pero si enriquece a los que prometen
Gregorio Yupit

Están acostumbrados a “prometer”, pero tampoco hay que abusar. Sobre todo cuando se trata de la gente de la zona rural.

Y es que en días pasados en gobernador del estado realizo una gira por la zona rural e inauguro trabajos del programa 300 pueblos, programa que que fue una promesa de campaña y que por la pandemia se había suspendido las obras.

El gobernador del estado defiende a capa y espada a sus secretarios de gabinete, pues claro el les dio la “confianza”,  en este caso a William Conrado Alarcón, titular de la SEOP.

¿Pero será que en realidad ellos también le son leales y sobre todo sinceros?, y ¿porque lo pregunto?, pues déjeme le platico que en la gira hubo oportunidad de entrevistar al gobernador y le preguntábamos si tenía conocimiento de que hay bastantes quejas con las constructoras que están realizando estas obras en las comunidades, su respuesta fue que no era cierto que todo marcha bien, aquí es donde su equipo que se encarga de pasarle la información debería de hacerle saber que “no todo está bien”, pero si el que pasa los datos (en este caso la SEOP) le miente, pues es obvio que el gobernador nos haya dado esa postura.

Las cosas no están bien con las obras ya que hay bastantes quejas hacia las constructoras y poblados como Ucum, Pucte y otros han tenido que reclamar repetidas veces, sin ser escuchados, pues el titular de la SEOP nomas se hace de oídos sordos.

Lo que si es cierto y muchos lo saben pero no se atreven a decir es que los “triezmos”, ya no diezmos son los que perjudican ya que les quitan un buen de presupuesto a los trabajos que realizan estas empresas que tienen que ver como ajustar para que también se lleven parte de las “ganancias”, y como siempre el que sale perjudicado es el ciudadano por los malos trabajos con material de baja calidad que se les aplica.

Ojala sirva esto de aviso al gobernador para que mande a verificar a gente de su entera confianza, los dizque trabajos terminados en las comunidades y no ande creyendo lo que “Mister Rolex” le dice ya que solo le dice lo que él quiere escuchar y no la realidad de las cosas.

El ciudadano requiere obras y trabajos de calidad, al igual que funcionarios realmente comprometidos que hagan más que solo “figurar”.

Sitios arqueológicos negocio de unos cuantos
Julián Puente

De acuerdo con el INAH, en México hay 50 mil sitios arqueológicos inscritos al Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos, cuya gestión es un tema poco desarrollado y estudiado en nuestro país, sobre todo cuando no existe la voluntad necesaria. Es una realidad que los sitios arqueológicos padecen entre muchas cosas más una urbanización descontrolada, inseguridad en la tenencia de la tierra, abandono, falta de promoción. Lo anterior pone en vilo la existencia de estos sitios y mucho se debe a la falta de voluntad que ha aplicado desde hace muchos años el gobierno federal, ya que solamente les invierten recursos a los sitios que a ellos les interesa o les dejan grandes dividendos como lo son, por ejemplo, Palenque, Chichen o las ruinas de Tulum. 

Desde mi punto de vista, hay dos tipos de lugares, los que cuentan con toda una infraestructura de turismo o por lo menos son bastante conocidos y promocionados y los que no cuentan con esa promoción y mucho menos, con la infraestructura y facilidades para ser visitados ya que hasta para llegar a ellos hay que pasar un viacrucis ante la falta de señalización. Para llegar a muchos de estos lugares tienes que preguntar por lo menos unas dos o tres veces ya que es muy común que la señalización sea escasa y lo peor, no falta algún gracioso que voltea o pone flechas y en lugar de seguir de frente giras a la derecha o izquierda y acabas dando vueltas en círculos. De los 50 mil sitios bajo custodia y resguardo del INAH, únicamente menos de 200 se encuentran abiertos al público, lo que representa menos del 1 por ciento. 

Hay que mencionar que el INAH nacional carece de un estudio detallado que especifique cuál es el régimen de propiedad de las tierras sobre las que se encuentran los monumentos arqueológicos del país. Aunque se encuentran protegidos por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, sin importar el régimen de propiedad donde éstos se encuentren, jurídicamente lo que la ley protege por declaratoria es el monumento en sí, no las tierras donde se encuentran, es decir se expropian las tierras para poder “cuidar” los sitios arqueológicos. Lo cierto es que en la actualidad empresas internacionales y los estados tienen un interés específico en poseer extensiones de tierra en zonas arqueológicas como parte de un concepto turístico de ganancia propia y no para seguir invirtiendo en los demás sitios como debería de hacerse. 

En su momento Felipe Echenique,  como secretario del Sindicato Nacional de Académicos del INAH, dijo en una entrevista para un medio nacional que durante los últimos 30 años, los ejecutivos federales y estatales, fuera de toda normatividad permitieron la explotación comercial de zonas y monumentos arqueológicos como Chichén Itzá, El Tajín, Uxmal, Tulum, con lo que se beneficiaron a particulares sin que ello se traduzca en un beneficio social o en beneficios para las zonas de los demás monumentos. Es lamentable que tanto el INAH, como las autoridades federales y estatales, sigan criterios de negocio cuando se trata del patrimonio cultural al lucrar con los espacios, funcionarios y empresarios privatizan de facto los bienes públicos y al convertirlos en escenario, los descontextualizan y los manipulan ideológicamente. México y desde luego Quintana Roo, para que realmente se convierta en una potencia turística se requiere un compromiso mayor tanto de sus habitantes como de las autoridades en todos sus niveles. En la entidad temas legales como los que tiene que ver con la tenencia de la tierra tienen en sala de espera desde hace muchos años el desarrollo de nuevos sitios arqueológicos como las de IXCABAL la cual y pese a los “cuidados” ejidales y de gobierno ha sido saqueada y dañada en su infraestructura.

Sin seguridad ni orden, así volvemos al verde
Roberto Torres

Con la mayoría de los estados en semáforo verde, la reactivación económica y la vuelta a lo que conocíamos como normalidad está más que cantada, sin embargo en Quintana Roo las cosas parecen no ser tan alentadoras.

Tras declararse la totalidad del estado en color verde, la alegría imperó en los rostros de los locales, pues las restricciones ciertamente serán menores y habrá oportunidad de generar ingresos mejores a lo que los permitió el 2020, pero la delincuencia no pierde tiempo, y como tal, también ha regresado a las andadas.

El cobro de derecho de piso por parte d engrupía criminales a comercios, tanto pequeños como grandes, ha sido una constante en la entidad, y por ende, un problema que la SSP no ha podido manejar en lo absoluto, pues son más los comercios que deciden bajar las cortinas que los malhechores que pisan la cárcel por este delito.

Mucho se hablaba de Capella, a quien se le tenía visto como un lastre en la administración de CJ, sin embargo, Lucio Hernández tampoco ha brillado por ser un funcionario destacable, y aunque con menor tiempo al mando, los desastres y fallos en la instancia encargada de nuestra seguridad han sido más que los aciertos logrados.

Ahora quedará esperar que nuestra policía en meses venideros y con un nuevo gobierno sea digna de proteger al estado turístico más importante del país, pues de otra manera seguiremos encabezando las listas de ciudades violentas en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba