Principales

Carlos Joaquín contra Beto y Mauricio Góngora

Hace tres años, un cinco de junio de 2016, Carlos Joaquín González cortó de tajo el ininterrumpido reinado del PRI en la gubernatura de Quintana Roo, capitalizando circunstancias abonadas por el gobernador Roberto Borge Angulo, hoy en prisión y con la moral escupida.

El choque en las urnas tuvo tres protagonistas: Mauricio Góngora Escalante —postulado por el PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza—, Carlos Joaquín González —lanzado como candidato externo por PAN y PRD— y José Luis Pech Várguez, del primerizo Morena.

Carlos Joaquín hizo todo lo posible por participar en el proceso interno del PRI —su partido— para la selección de candidato a la silla gigante, pero Beto Borge lo combatió con ferocidad, decidido a exterminarlo.

Como integrante del equipo del Presidente Enrique Peña Nieto —Subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico en la Sectur—, Carlos Joaquín convirtió en oro la lluvia de proyectiles lanzada por el joven cozumeleño Beto Borge, inventado como gobernador por su antecesor Félix González Canto, decisión con desenlace fatal para el priismo caribeño.

Carlos Joaquín intentó ser candidato del PRI en 2010, disputando el diamante a Roberto Borge; ambos eran -diputados federales. El tercer interesado era el chetumaleño Eduardo Espinosa Abuxapqui.

Carlos Joaquín volvió a la carga en 2016 y en esta ocasión dio el salto mortal como candidato externo del PAN y PRD. Estaba servido el choque estelar, con el priista Mauricio Góngora como rival a vencer por la millonaria y perversa maquinaria del priismo imbatible.

A Mauricio Góngora —preso en la cárcel municipal de Playa del Carmen— le pesó mucho la carga negativa del gobernador Beto Borge, despreciado y hasta odiado por casi todos los chetumaleños.

Como imitación de emperador romano, Beto Borge se aferró a su ofensiva muy ofensiva contra Carlos Joaquín, fortaleciendo su vigor competitivo hasta convertirlo en ligero favorito en el tablero estatal.

Para un PRI obediente por tradición fue dañina su alianza con el Verde Ecologista y Nueva Alianza, partidos que rescataron municipios valiosos en esta guerra que provocó la estruendosa caída del PRI.

Carlos Joaquín derrotó claramente a Mauricio Góngora e hizo ganar a sus candidatos a las alcaldías de Othón P. Blanco y Solidaridad, Luis Torres Llanes y Cristina Torres Gómez, expulsando del paraíso a la clase política que decidió permanecer en el barco que se iba a pique.

Desde entonces el PRI no se recupera, bañado en cloroformo y con Beto Borge en una mazmorra del estado de Morelos.

4 comentarios

  1. por favor señor fifi deje de defender a este pendejo gobernador, si es el quien mas daño le ha hecho al estado relegando a los quintanarooenses y dando empleo a sus mayates fuereños, hoy con su afan de que la gente crea en el publica plaza para trabajar en gobierno, el 6 de junio quedo en el pasado hoy vivimos un presente con un lider del narco sentado desde gobierno, no hay ni como ayudarlo.

  2. yo solo se que me sentía mas segura en el sexenio pasado, ya da miedo viajar al norte, ya no me importa que robaran si eso valia nuestra seguridad ni modos…

  3. creo que eres un pendejo chayotero , no me cabe la menor duda , este ha sido la peor administración , y espero que al final de esta administración se levanten investigaciones y detenciones por irregularidades, como en la pasada. no cabe duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba