Principales

Hasta cuatro cadáveres de enfermos de COVID-19 se recogen al día en Cancún

Cancún, 6 mayo
Carlos Aguila (lajornadamaya.mx)

Entre dos y cuatro cadáveres infectados por COVID-19 se recogen en Benito Juárez al día, principalmente en el Hospital General, donde por día hay a las afueras entre dos y tres muerteros, como llaman al personal de los tanatorios, informó el director de la Operadora y Administradora de Bienes Municipales (Opabiem) o Funeraria Municipal de Cancún, Luis Moreno Porihe.

Hasta el día de hoy, Quintana Roo reportó 956 casos positivos de COVID-19, 144 defunciones y 457 personas recuperadas de la enfermedad. Tanto los casos como las muertes se concentran en Benito Juárez, con un total de 723 y 106, respectivamente.

El funcionario dijo que los principales cambios en los protocolos en las funerarias es que si la causa de muerte es por Covid-19 se cancelan los servicios de funerarios o embalsamamiento de cadáver y va directo a cremación ante el riesgo de contagio para el personal y principalmente de las propias familias.

El manejo funerario se hace con las máximas medidas de protección sanitaria, añadió el funcionario municipal, quien añadió que en caso de velación para los fallecidos por otras causas, sólo se permite el acceso a 10 personas por sala, siempre y cuando sean familiares directos, además de que se prohíbe la presencia de adultos mayores.

«No somos la única funeraria en Cancún, hay cuatro establecimientos más que están prestando el servicio para las víctimas mortales del nuevo coronavirus, que tienen hornos crematorios y están en la disposición de hacer servicios covid. El protocolo es muy claro: si llega un caso de la COVID-19, o sospechoso, marca que es incineración».

Moreno Porihe precisó que han aumentado 20 por ciento los niveles de cremación y que se tiene la capacidad de solventar lo que requiera la necesidad de la contingencia, pues era lo que se esperaba, además de que las defunciones naturales de otro tipo de enfermedad se siguen dando en una variante de dos a cuatro por ciento.

Buena parte de las funerarias han cancelado los servicios de velatorio y han aplazado la celebración de funerales para prevenir contagios y la transmisión del virus; algunas privadas como Jardines de la Paz ofrecen incluso la posibilidad de seguir el sepelio en directo por internet, pero en general las medidas adoptadas contemplan un refuerzo en la desinfección de salas tras los servicios fúnebres.

Se ha potenciado la asistencia telemática en los casos de fallecimiento por el nuevo coronavirus, tratando de reducir al máximo el contacto de su personal con los familiares. Sólo se permite un máximo de dos familiares durante la tramitación y se evita en todo momento el contacto físico: cuando sea posible se instará a realizar la tramitación por vía telefónica.

Un trabajador del Servicio Médico Forense (Semefo) dijo, a condición del anonimato, que las funerarias extreman precauciones en el traslado de los cuerpos con equipos de protección para los trabajadores y bolsas especiales para el manejo de cadáveres pues el COVID-19 sigue vivo y con potencial contagioso aun después de la muerte de una víctima.

«Cuando alguien infectado muere, el virus sigue activo y sí hay potencial contagioso, aunque es menor. Se comporta como en cualquier otra superficie, en la que conforme cambian las condiciones óptimas de vida se va inactivando. Los cadáveres infectados sí son factor de riesgo, pero en menor dimensión que un enfermo vivo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba