Principales

El PRI después de Borge

alertarojanew1

 

 

 

Novedades Chetumal
.

Sinónimo de gobierno en Quintana Roo, el PRI se fue gangrenando como grupo político por su prolongada estancia en la gubernatura. Controlar a todos sus adversarios políticos lo hinchó de prepotencia, hasta suicidarse en la última escena obsequiando a su tibia oposición uno de los suyos: Carlos Joaquín González.

Los priistas no saben maniobrar letalmente en este nuevo escenario porque necesitan el puño fulminante de la gubernatura para salirse con la suya, como ocurrió cuando fue disputada a fines de marzo de 2005 la Presidencia de la Gran Comisión del Congreso. En esos días el gobernador electo Félix González Canto doblegó a los diputados del PAN, quienes traicionaron a los perredistas que ya sentían en el paladar el filete legislativo.

Este sábado el solitario diputado del Panal inclinó la balanza para beneficiar en la primera jugada crítica al bloque panista y perredista que apoyó al gobernador electo Carlos Joaquín. Recordemos que el partido fundado por la profesora Elba Esther compartió cama con el PRI y el Verde en los pasados comicios del cinco de junio, lo que confirma que no hay pactos de alcoba para siempre.

borge y raymundo 13El gobernador ha sido el jefe absoluto del PRI, y este partido no cuenta con otros liderazgos sólidos. La estructura del Tricolor es piramidal, y el mandatario es una especie de faraón que decide ascensos y caídas, contando con recursos descomunales para controlarlo todo mientras no llegue su ocaso.

Ya sin gobernador suyo a partir del 25 de septiembre, el PRI tendrá la categoría de opositor, y esta nueva condición no lo han digerido sus figuras más visibles que nacieron y envejecieron con su partido instalado en Palacio de Gobierno y en el resto de posiciones planetarias.

Como todo ejército, el PRI necesita el dinero gubernamental para accionar; sin ese combustible los priistas quedan inmovilizados en la llanura y en posición defensiva porque Carlos Joaquín tiene un impulso que será alimentado por golpes contundentes en sus primeros meses, incluidos procesos penales contra un puñado de priistas indefensibles.

Al PRI le urge un liderazgo en su noche más negra, pero es improbable que sus principales figuras hagan un pacto para sobrevivir a su naufragio caribeño. El nuevo golpe lo recibirán hoy en el Congreso local, y les va a doler.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba