Principales

El silencio calculador de Abuxapqui

Sin Anestesia

El alcalde capitalino, Eduardo Espinosa Abuxapqui, está mostrando el cobre en la etapa final de su segundo periodo al frente del Ayuntamiento chetumaleño con acciones bajunas y vulgares que lo han convertido en uno de los políticos más criticados del momento.

Abuxapqui se mueve con dos caras, pues mientras por un lado se presume como un orgulloso priista “institucional”, por el otro está lanzando pedradas con la mano escondida contra su propio partido y el todavía gobernador, Roberto Borge Angulo, con el único afán de salvar su pellejo.

El político chetumaleño orquestó, desde la presidencia municipal, la presentación de una controversia contra el “paquete de blindaje” del gobernador saliente, un ataque deliberado con doble intención, ya que por un lado pretende golpear políticamente a Roberto Borge, y al mismo tiempo tender lazos con el gobernador electo Carlos Joaquín González, al que en su momento también atacó con declaraciones furiosas.

Lo criticable no es el hecho de comandar una traición contra el que fuera su jefe político, ya que su relación con Borge nunca fue del todo buena, sino que no tenga los tamaños para salir a la luz y abanderar la controversia.

arturo fernandez 61Abuxapqui no se quiso ensuciar las manos, y lanzó como carne de cañón al síndico municipal, Arturo Fernández Martínez, quien también se presumía como “borgista”, pero que con los vientos de cambio decidió morder la mano de quien le puso algunas croquetas en la boca.

Pero tras hacerse del conocimiento público la existencia de esa controversia, el alcalde ha decidido hacer mutis, dejando caer toda la presión del asunto sobre Arturo Fernández.

El silencio de Abuxapqui sobre el asunto es la mayor evidencia de su cobardía, pues no ha aceptado ni negado su participación en ese recurso legal donde su nombre no aparece por ningún lado, pero si el de sus subalternos.

Con su reputación en juego, depende de él salir a dar la cara y aclarar el asunto, asumiendo el costo político. De lo contrario, terminará su gobierno como un alcalde ausente, sin valor y sin honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba