Principales

En las entrañas del C5 de Cancún

Ayer tuve la oportunidad de recorrer las entrañas del C5 de Cancún, convocado por Fernando Mora Guillén, Coordinador General de Comunicación Social del gobierno del estado. La invitación era muy atrayente por darme la oportunidad de conocer cada zona de estas instalaciones que atienden uno de los temas más importantes para los quintanarroenses –el otro es la salud–, ya que la seguridad ha sido motivo social de sobresaltos, incertidumbre, tensiones y dolor.

Los periodistas fuimos invitados en grupos y el anfitrión Yeibee Cerecer López –coordinador estatal del C5– nos mostró cada flanco de las instalaciones construidas en poco más de dos hectáreas –22 mil metros cuadrados– en un área próxima al Aeropuerto Internacional de Cancún.

Anwar Moguel, Carlos Pérez Zafra y Joaquín Quiroz Cervantes estuvieron en mi grupo que tuvo al alcance y por separado al Fiscal General del Estado, Óscar Montes de Oca Rosales, y al Secretario de Seguridad Pública, Lucio Hernández Gutiérrez. Saludé a Herlindo Vázquez, reportero chetumaleño especializado en fuente policiaca.

Montes de Oca y Lucio Hernández fueron francos y directos al responder, mostrando un panorama interno y completo del tema de la seguridad. Lucio no dejó de lamentar el aislamiento del municipio de Solidaridad –en Playa del Carmen–, rebelde en el tema de la coordinación plena.

El C5 es un centro de control con recursos tecnológicos de avanzada y está enlazado con todas las corporaciones e instancias de preventivas y de reacción: Guardia Nacional, Ejército, Marina, policías estatal y municipal, Bomberos y Cruz Roja.

Lo más completo está en el C5 de Cancún que monitorea cámaras de vigilancia de ese polo turístico y Puerto Morelos, avanzando para abarcar más municipios y haciendo acuerdos con empresarios y vecinos para que enlacen sus cámaras al C5, multiplicando los ojos en cada colonia.

El C5 de Cancún es el fruto estratégico más ambicioso del gobernador Carlos Joaquín para enfrentar a los criminales. Carlos Joaquín acude y participa en las reuniones una vez por semana y cada mando estratégico hace sus evaluaciones y diseña los planes para desactivar las oleadas de la delincuencia.

Contra lo que publica Código Rojo Cancún, no vi reporteros de cultura y deportes en los recorridos y encuentros. De haber estado presentes habría sido un acierto por incorporar otras visiones de un tema que a todos preocupa y debe ocupar.

El lloriqueo de Código Rojo Cancún por habernos invitado me causa risa: “mientras los reporteros que cubren la fuente policíaca se quedan sin mayor información y además sin informar a la ciudadanía sobre los hechos más relevantes”. Hay aquí su generación de cristal y supongo que sus papás van por ellos en auto al acabar su turno a altas horas de la noche para que no los piropeen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba