ColumnistasPrincipales

Ex alcaldes en la mira

Pena Capital

Javier Chávez
Novedades Chetumal

Desde el pasado martes los diputados integrantes de la Comisión de Hacienda y de la Comisión de Asuntos municipales del Congreso local arrancaron con la revisión de las cuentas públicas ejercidas en los 10 municipios del estado en el año 2012, donde las irregularidades detectadas pueden meter en serios aprietos a algunos ex alcaldes que dejaron sus finanzas hechas un desastre.

De hecho la mala costumbre dicta que en su último año de gestión los alcaldes arrasan con todo lo que pueden a su paso, por lo que seguramente en los 10 municipios se detectaron manejos turbios e irregularidades, sin embargo aunque se supone que todos son iguales y deben recibir el mismo trato, hay unos ex alcaldes más “iguales” que otros.

Por lo pronto son tres los que están en la mira de los diputados miembros de la Comisión de Hacienda, quienes por cierto, pertenecen todos al PRI.Y es que aunque Marcia Fernández Piña y Remberto Estrada Barba son del Partido Verde, sirven al mismo propósito y juegan en el mismo equipo del Tricolor. Los otros integrantes son José Luis “Chanito” Toledo, Pedro Flota Alcocer y Arlet Mólgora Glover.

marito 33Los ediles que están en el patíbulo a la espera de que se les dicte sentencia son el ex alcalde capitalino, Carlos Mario Villanueva Tenorio (PRI); la ex alcaldesa de Lázaro Cárdenas, Trinidad García Argüelles (PAN) y el ex alcalde de Cancún, Julián Ricalde Magaña (PRD).

Cabe destacar que la panista Trinidad García actualmente es diputada local por la vía plurinominal, por lo que está en mejor posición de defenderse y negociar políticamente para salir bien librada de la revisión a su cuenta pública.

En el caso del chetumaleño Carlos Mario Villanueva, hijo del mítico ex mandatario Mario Villanueva Madrid, la situación es mucho más difícil, ya que al parecer existen los elementos suficientes para proceder en su contra debido a la pésima administración de recursos a su paso por el Ayuntamiento y los comprobados malos manejos financieros de él y sus colaboradores.

No es un secreto que Carlos Mario dejó al municipio de Othón P. Blanco en números rojos y con un cúmulo de deudas que siguen afectando hasta la fecha la operatividad de los servicios y la obra pública en la capital.

Lo único que juega a favor del ex alcalde capitalino es la fuerza del apellido Villanueva, que aunque su peso político ha disminuido mucho –en gran parte gracias a él mismo- todavía puede influir para rescatar al menor de la dinastía.

Por su parte Julián Ricalde Magaña es quien tiene las peores posibilidades. Sin más amigos en el Congreso local que su alfil, Jorge Aguilar Osorio, el destino del perredista pende de un hilo y los diputados priistas pueden aprovechar sus malas cuentas para aniquilar sus aspiraciones de competir por una diputación federal en 2015.

Bacalar, endeudado

francisco flota medrano 6A poco más de un año de que Francisco Flota Medrano, ex presidente del Concejo ciudadano que gobernó a Bacalar en su primera etapa como municipio, presumiera ante propios y extraños que estaba dejando su administración sin deuda alguna, una bomba explotó en el cabildo la semana pasada cuando el alcalde José Alfredo Contreras Méndez, pidió el ajuste en la ley de egresos para poder pagar un adeudo de más de ocho millones de pesos.

Resulta que la gestión de Flota Medrano no fue tan eficiente como se presumió en su momento, pues heredó una deuda de ocho millones 600 mil pesos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por concepto de alumbrado público y otros, que no pagó durante los más de dos años que estuvo al frente de municipio.

Por supuesto que el nuevo presidente municipal, José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez, tuvo conocimiento de este asunto con mucha anticipación, pero por desidia o por decisión propia prefirió tapar el yerro de su antecesor y no sacarlo a la luz pública.

Las repercusiones para el municipio de Bacalar son graves, ya que tendrán que recortar inversión en áreas primordiales para atender este compromiso. De hecho, la decisión del alcalde avalada por el Cabildo fue la de pagar 261 mil pesos mensuales por lo que resta del trienio, y aun así no alcanzarán a cubrir el monto total de la deuda.

Para colmo, el dinero para pagar lo piensan sacar de recursos del Fortamun que ya tenían destinados para fortalecer la Seguridad Pública en el municipio, que es una de las principales exigencias de sus habitantes. Otra parte la restarán de la inversión programada para obra pública.

La reestructuración de la ley de egresos deja muy mal parado al alcalde José Alfredo Contreras Méndez, quien de antemano ya dio muestras de que no piensa proceder de ninguna manera contra su antecesor, Francisco Flota Medrano.

Por su parte los regidores de diferentes fuerzas políticas manifestaron su molestia por tener que recortar gastos en áreas primordiales, pero aprobaron por unanimidad la reestructuración porque de alguna manera se tenía que solventar el compromiso adquirido por la administración anterior.

Mientras tanto los ciudadanos tendrán que conformarse, porque no tienen de otra. La promesa de combatir la inseguridad en el municipio fortaleciendo la corporación policiaca quedará como un pendiente para el próximo presidente municipal.

Por otro lado y de acuerdo al plan de pagos, un tercio de la deuda no será solventada en el tiempo que le queda a “Chepe” en el Ayuntamiento, por lo que estaríamos hablando de que sin importar que tan bien maneje sus recursos en el año y meses que le restan, pasará a la historia como el primer presidente municipal de Bacalar que dejará deuda formal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba