Principales

Explotación infantil a la vista en Cancún

Cancún, 11 de junio.-

La explotación y trabajo infantil es un tema olvidado por las autoridades, que prefieren voltear hacia otro lado, y cuando se detectan casos, hacen campañas preventivas ineficientes para justificar parte de su presupuesto, esto en el marco del Día de la Explotación Infantil y en la entidad pareciera que los gobernantes no se dan cuenta que en plena avenida Tulum hay menores de edad vendiendo chicles como parte del paisaje normal de la ciudad.

De acuerdo a un sondeo, las principales ocupaciones que hacen los infantes en Cancún son pepenadores de cualquier tipo de material, franeleros, chatarreros, así como venta de antojitos o dulces. Sin que existan estadísticas oficiales de niños maltratados.

En los mercados 28 y 23 pululan los niños, ofreciendo diversos artículos. El panorama se ensombrece al llegar la noche, cuando en la avenida Yaxchilán, se pueden ver decenas de pequeños ofreciendo flores y otros enseres. Es sabido que en este último caso, trabajan para una red de tratantes sin que autoridades intervengan.

Los niños trabajadores llegan traídos por sus padres de Chiapas, Tabasco, Veracruz y Oaxaca. Sus historias son similares: el padre es albañil y vende de manera informal, mientras la mamá se queda en casa o ayuda en empleos sin protección social. Los menores se quedan en casa o acompañan a su madre. Al cumplir los 12 o 13 años, son convencidos que deben ayudar a la economía familiar.

La Secretaría del Trabajo se limitó a informar que esta en la Comisión Interinstitucional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, y sus esfuerzos se basan en crear spots preventivos para radio, así como pósters y espectaculares relativos al tema, además de capacitar a su personal para futuras acciones.

Por su parte el DIF municipal labora en el módulo de Prevención a la Explotación Infantil en la región 91. Son tres oficinas encabezadas por el psicólogo Miguel Hernández Cauich, en la que trabajan de modo terapéutico con las familias de los infantes que son detectados laborando o siendo explotados. Sin embargo, sin que nadie lo diga, son dos personas para tratar de prevenir, detectar y remediar una problemática que afecta a miles de pequeños.

La CROC ha efectuado desde hace varios años campañas, aunque están enfocadas al trabajo formal, es decir, en restaurantes de comida rápida o tiendas departamentales. En estos casos, la mayoría de adolescentes cuenta con el permiso paterno y no hay conflicto alguno. “Estamos haciendo un tipo de inspecciones en los centros nocturnos, porque se han recibido denuncias pero estamos en constante alerta”, mencionó el sindicalista Martiniano Maldonado.

Javier Chumacero (QUEQUI)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 − 4 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba