Principales

Financieras con apetito de tiburones

Pena Capital
Javier Chávez Ataxca
Novedades Chetumal

.

La temporada decembrina con los fuertes gastos familiares genera un efecto negativo e incluso devastador sobre la economía casera, doblegada habitualmente en los primeros días de enero. Tales condiciones son el ambiente perfecto para que tanto casas de empeño como empresas financieras o de “apoyo económico” –como falsamente se etiquetan– hagan su agosto en diciembre y enero, aprovechándose de la necesidad  apremiante de miles de víctimas.

Porque si bien es cierto que cualquiera de las decenas de empresas crediticias instaladas en esta capital en los últimos años brinda grandes facilidades para otorgar préstamos a los ciudadanos, con requisitos mínimos y sin estudiar a fondo la situación económica del solicitante, lo hace a un costo mucho mayor que cualquier préstamo bancario.

financiera creditY es que mientras los bancos a través de los préstamos de nómina –personales o con tarjetas de crédito– cobran un interés que va desde el 12 por ciento hasta un máximo de 40 por ciento anual, los intereses de las empresas crediticias van desde el 50 y hasta un máximo de 120 por ciento anual.

La lista de las empresas dedicadas a otorgar préstamos sin mayores requisitos es muy larga, pero algo tienen en común: mientras más facilidades para obtener el crédito, mayor es la tasa de interés.

Además del alto costo de los préstamos, añaden trampas en las letras chiquitas de los contratos donde los recargos y penalizaciones por falta de pago –incluso por abonar capital– encarecen todavía más el servicio financiero.

Cuando bien le va, el cliente termina pagando más del doble del monto prestado inicialmente, en lo que a todas luces es un asalto en despoblado autorizado por las dependencias federales y estatales que permiten la operación de estos turbios negocios de tiburones.

La estrategia que usan estas empresas crediticias es simple, ya que cuando se trata de burócratas y asalariados ofrecen el descuento vía nómina, con lo que aseguran recuperar el pago, razón por la que no solicitan ni un buen historial de crédito, ni avales, ni ninguna otra prueba de solvencia del acreedor. Ellos saben que su pago está seguro.

Las quejas de los usuarios de estos servicios financieros se cuentan por cientos, pero poco se puede hacer por que las astutas financieras se blindan con contratos totalmente a su favor que generalmente son firmados sin ser leídos por los solicitantes urgidos de efectivo.

Por su parte, el órgano que se encarga de regular a las instituciones financieras, la Condusef, se lava las manos asegurando que las personas son libres de adquirir préstamos con la empresa que consideren y se limita a advertir a los ciudadanos que analicen muy bien las condiciones antes de adquirir un crédito con alguna financiera.

La combinación de necesidad y poco conocimiento de la forma en que operan estos nocivos negocios ha permitido la proliferación de los prestamistas que cada día envían una horda de promotores armados con tarjetas y folletos publicitando sus servicios a los puntos de mayor afluencia de personas en la capital: plazas, centro, bancos y oficinas.

Y en esta temporada, conocedores de que está a la puerta la cuesta de enero, aumentan la intensidad de la promoción para atraer a la mayor cantidad de incautos a sus redes.

Un trabajador de una de estas empresas que pidió conservar su nombre en el anonimato señaló que los meses “buenos” para estos negocios son el periodo que va de mediados de diciembre a fines de enero, y los meses veraniegos de julio y agosto.

Para ellos, asegura, estos meses son muy esperados porque las empresas donde laboran les ofrecen jugosas comisiones que los motivan a acelerar el paso y conseguir la mayor cantidad de clientes posibles. Por lo general, en estos meses triplican su sueldo con las comisiones.

El problema es que mientras las empresas para las que trabajan resultan grandemente beneficiadas, cientos de familias hipotecan su economía a largo plazo y son víctimas de contratos abusivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba