Principales

La triste realidad de los hermanitos Ricalde

Sin Anestesia

Una cubetada de agua enfriada con la dureza de la realidad recibieron los hermanos Julián Ricalde Magaña (PRD) y Alicia Ricalde Magaña (PAN), que despertaron de golpe de su dulce sueño en el que ambos se veían nuevamente como alcaldes de Cancún e Isla Mujeres, municipios donde compitieron bajo los colores de la coalición UNE.

A los Ricalde, que en algún momento de su parasitaria existencia se sintieron dueños y señores de sus respectivos partidos, los electores les demostraron su desprecio dejando claro que no tienen el capital político que tanto presumieron para asegurar sus candidaturas.

Pero lo más vergonzoso no es que perdieran la contienda, sino la forma en que perdieron.

Julián Ricalde fue derrotado por el joven cuadro del Verde, Remberto Estrada Barba, al que minimizó pensando que no “daría la talla”. Pero el tucán le salió respondón y le propinó una humillante paliza en las urnas, superándolo por más de 30 mil votos.

Quedó claro que Cancún es territorio Verde, y ni el populismo desfachatado del candidato perredista lo pudo llevar por segunda vez a la presidencia municipal del polo turístico más importante de México.

Remberto le calló la boca con una bofetada en las urnas, y será el próximo alcalde de Cancún donde el PRD, por lo visto, ya quedó en el olvido.

Si lo de Julián fue vergonzoso, lo de Alicia no tiene nombre. La eterna candidata panista en Isla Mujeres piensa que no existe nadie además de ella con capacidad de competir. Vive en el pasado, replicando una y otra vez la única victoria conseguida en el 2008, cuando logró su sueño de ser alcaldesa.

Auto engañada con ese pírrico triunfo, se lanzó como candidata a la gubernatura por el PAN en 2010, donde su participación fue meramente decorativa, siendo demolida por el PRI aún cuando el gobierno federal estaba en manos del blanquiazul.

Tras esa derrota saltó a una diputación federal por la vía plurinominal, para volver a ser candidata a la presidencia municipal en 2013, donde fue derrotada por su propio primo, el priista Agapito Magaña.

Pero dos derrotas al hilo no fueron suficiente para hacerla entender que los votantes simplemente no la quieren, y volvió a apropiarse de la candidatura a la presidencia municipal en este 2016 con el mismo resultado.

Le ganó la partida el ex diputado local Juan Carrillo Soberanis, quien supo imponer su juventud y frescura sobre la anquilosada imagen de la panista, que si tiene algo de dignidad, debería ya pensar en su retiro de la política.

Los hermanos Ricalde, que alguna vez fueron figuras de poder, hoy no son nada. No pudieron ganar ni siquiera impulsados con el efecto “Joaquín” en estas elecciones, evidenciando que ya nada tienen que ofrecer a sus partidos.

2 comentarios

  1. Ni modos lame huevos a desquitarse con los únicos que perdieron y ustedes ahora si publicaran la verdad?, arrastrados y lame huevos del pri jajajajajjajaja y mas jajajajaja ya ni el valor de poner la autoría de la nota perrossss

  2. Solo les queda unos meses para seguir injuriando…despotricando contra quienes si ganaron, …nosotros los ciudadanos afortunadamente estamos despertando, esos periódicos vendidos, encuestadoras corruptas, ya nos les creemos, así que..si siguen escribiendo con los intestinos y ya nadie les leerá.. que quieren? que desaparezca Periodistas de quintana Roo? es lo que quieren? se les va a conceder si siguen informando tendenciosamente.,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba