Principales

Los horrores de Morena dejan el campo libre a Juan Ortiz

Javier Chávez Ataxca

La brutal incompetencia de Morena en el ejercicio del poder es lo que más castigará el elector sensato de nuestro municipio capitalino, porque el alcalde emergente Otoniel Segovia ha sido un estorbo y su período no merece figurar en la historia política de Othón P. Blanco, por su falta de resultados y torpeza tan abundante como el mosco bobo. A este platillo de horrores le sumas el ingrediente de la madriza en Morena por la candidatura y tenemos una creación culinaria echada a perder, tóxica.

Las condiciones han sido atizadas para el triunfo de Juan Ortiz Cardín, candidato de la coalición formada por PAN, PRI, PRD y Confianza por Quintana Roo. El candidato retador seguirá creciendo en la intención del voto porque refleja seriedad y destreza en el oficio de gobernar. El othonense con criterio propio comprende a la perfección que es suicidio colectivo seguir manteniendo en el poder a esta jauría de inexpertos que se descuartiza por el reparto del botín, damnificando a un pueblo para seguirle negando los servicios elementales.

Toda la apuesta de Morena se concentra en el voto del agradecimiento por los apoyos sociales que llueven en diversos estratos de la población. Tienen su impacto favorable porque garantizan fidelidad de miles de familias, pero no todos los othonenses se acurrucan en la misma canasta porque hay empresarios, amas de casa, prestadores de servicios y hombres y mujeres que dependen de su diario esfuerzo para llevar el alimento a sus hogares.

El chetumaleño –hablo de mi ciudad capital– está hasta la madre de los abusos, metidas de pata e insensibilidad política de Otoniel Segovia y su equipo, quienes han orinado en los colores de Morena confiando en la tolerancia infinita del pueblo.

Pero en este proceso Morena ha sido sanguinario a nivel interno, porque Yenssuni Martínez Hernández le arrebató la candidatura a Luis Gamero Barranco empuñando una denuncia por violencia política de género que humilló al señor de las pompas fúnebres, condenándolo a un entierro político inmerecido.

El nivel de ferocidad para apartar a Luis Gamero descalifica a Yenssuni Martínez, quien está al servicio de Mara Lezama Espinosa, candidata de Morena a la alcaldía de Benito Juárez (Cancún).

Al candidato retador Juan Ortiz le han servido en bandeja las condiciones para sacar del poder a Morena, porque el othonense que quiere a su comunidad no estará dispuesto a entregarle de nuevo el voto al equipo encabezado por Yenssuni, comprometida con Mara Lezama y no con nuestro municipio.

Morena debe ser extirpado del Ayuntamiento capitalino por incompetente. No saber gobernar es motivo suficiente para despedirlos, con Otoniel Segovia al frente de este pelotón de inútiles incorregibles.

Un comentario

  1. es neta mi estimado chayopuerco si este parásito de juan ratin ortiz es bien repudiado en facebook, se nota el chequesote que recibes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 18 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba