Principales

Nada dura para siempre

PUNTO FINAL

Jorge Cruz Escalante
Novedades Chetumal
.

Como es natural en cada relevo gubernamental, todos los funcionarios que ocupan un cargo de nivel de secretario hasta directores, deben presentar su renuncia para que el nuevo gobernador pueda colocar a los servidores públicos de su confianza, esperando que cumplan con el perfil idóneo para desempeñar de la mejor manera su responsabilidad.

En Quintana Roo nunca había ocurrido que se diera el relevo entre dos administraciones de diferentes partidos, como sucederá a partir del 25 de septiembre próximo, cuando los funcionarios del gobierno saliente entreguen la estafeta a los entrantes.

Se habla mucho del perfil que deben tener los funcionarios que conformarán el gabinete de Carlos Joaquín González, pero hasta ahora, quizá porque políticamente no se considera muy importante, nada se dice del destino de aquellos servidores públicos que a partir del mes de octubre o incluso antes, ya no podrán disfrutar de canonjías y beneficios exagerados.

rosario ortiz yeladaqui 44Hay casos de políticos que nunca dejaron de tener un cargo en las administraciones priistas, a pesar de que los resultados de su trabajo nunca se reflejó en el bienestar de los habitantes del estado y sí en cambio, se convirtieron en un gran obstáculo para alcanzar esa meta, que se supone es el principal objetivo de cualquier gobierno.

Muchos de estos funcionarios únicamente se preocuparon por mantenerse en el puesto, sin tomar en consideración que al proteger sus intereses personales, con sus decisiones afectaron a muchas personas, pero como los soldados, se escudaron en que ellos sólo obedecían órdenes.

De los altos funcionarios que aún están en el gabinete actual, se puede considerar que todos tienen recursos económicos suficientes para llevar una vida tranquila, sin sobresaltos, la diferencia es que durante mucho tiempo, estarán alejados de los reflectores de la vida pública y eso para muchos es un asunto que no pueden soportar.  

Los políticos que desde hace muchos años han ocupado cargos de importancia en el Gobierno del Estado están tranquilos, a través de los años pudieron amasar grandes fortunas, muchas veces producto de un trabajo honesto, pero en otras, mediante el tráfico de influencias y el abuso de poder, sin que ninguno haya tenido que comparecer ante la ley.

Esa protección que recibieron siempre, los empujó a actuar con toda impunidad, sabiendo que mientras tuvieran el apoyo del gobernador en turno, la justicia no los alcanzaría y cuando ello ocurre, el funcionario acostumbrado a torcer la ley, se vuelve cada vez más cínico y deshonesto.

No dudamos que en el actual gabinete estatal, haya servidores públicos que han actuado con un gran compromiso hacia la sociedad, pero aquí viene la pregunta: ¿Cuántos de ellos tuvieron que hacer a un lado sus convicciones para no enojar al poderoso que los obligó a cometer actos reprobables, sólo para mantenerse en el cargo?

El pensamiento de estos funcionarios era de plena confianza en el sentido de que seguirían en el poder, nunca creyeron que serían desplazados en el corto plazo, pero su realidad hoy es de incertidumbre al menos, y muchos de ellos, esperando que no los vayan a poner en calidad de chivos expiatorios.

Esa misma confianza los convirtió en jefes déspotas, soberbios, prepotentes, pagados de sí mismos y todo ello debió soportarlo estoicamente el trabajador sin chistar, so pena de quedarse sin su fuente de empleo. Hay por supuesto excepciones de servidores públicos conscientes y hasta permisivos con sus colaboradores, pero son los menos.

marcha burocratas2Precisamente una de las cuestiones que más le hicieron ver al ahora gobernador electo, es que los trabajadores del gobierno del estado están muy lastimados, que durante más de cinco años no pudieron mejorar su economía y por el contrario, miles se quedaron sin trabajo debido a la mentada reingeniería administrativa, que dejó a muchos en la calle sin ningún pudor de parte de sus verdugos.  

Para la buena marcha de su administración, Carlos Joaquín deberá tomar muy en cuenta este sentir de los empleados del gobierno estatal, comprenderlos, apoyarlos y no ponerlos como responsables del quebranto financiero ni mucho menos ensañarse con ellos.

Si el gobernador electo logró la victoria electoral, en gran parte es por el hartazgo de los mismos trabajadores del gobierno del estado, que supieron entender los nuevos tiempos: era necesario un cambio o seguirían sufriendo por la incomprensión de quienes pensaron que su poder sería eterno.

2 comentarios

  1. Miles de empleados desde hace años han quedado rezagados, obstruidos, humillados y sin esperanza de mejorar en un puesto superior y por ende económicamente. Es sabido por todos estos seres humanos raquíticos que siempre los mejores puestos y niveles han sido para hijos, amigos, ahijados, compadres, queridas, amiguitas, etc., de altos funcionarios que por décadas estuvieron saltando de una dependencia a otra; fue el modus operandi de la alta burocracia y esa misma es la que siempre le ha tocado la fortuna de vivir económicamente bien en colonias exclusivas y aunque algunos no en esas colonia pero sí con casas nuevas o renovadas que hacen llamar mucho la atención de vecinos comunes y corrientes con dos o tres carros del año y muchos salen a relucir con descaro en sus páginas sociales sus frecuentes viajes a New York, Miami, Washington, Europa, etc. por mencionar lo poco.
    Qué pensará esa clase de la alta burocracia con estos nuevos cambios aunque sólo al parecer fue de partidos políticos porque nuestro gobernador electo trae raíces largas todavía y verdes del viejo priismo. Me pongo a pensar que muchos deben andar nerviosos porque no saben si la GUILLOTINA les va cortar la cabeza o quizás una mano o un pie, aunque si fuera por uno de estos miembros pues es señal de que todavía les queda vida y aun así pueden andar y funcionar y quedar a salvo de perder la vida. No sugiero al gobierno electo cortar cabeza a diestra y siniestra; solo hago una sugerencia que verifique los organigramas de las dependencias y analice los perfiles profesionales de cada ocupante si corresponde realmente a la vocación profesional o solo por ser amigo o recomendado o cuate ocupa tal cargo y al mismo tiempo que verifique los perfiles de muchos profesionistas fantasmas que abundan en las dependencias con mucha preparación académica que andan vagando por los bajos niveles y plazas y que en ningún momento ha sido llamado a ocupar un puesto que deba corresponderle sino que son ocupados por el jefe que apenas tiene la prepa o quizás terminó la universidad pero hasta la fecha no tenga el título profesional.

  2. Buen punto reflexión, esto de la pertinencia y continuidad de los trabajadores de gobierno o como en esta nota llaman «alta burocracia», pero lamentablemente lo cierto y lo evidente muchas veces no llama o no vende, creo que el grupo de personas que encabezarán este nuevo gobierno, antes muy pregonado «del cambio», debería buscar eso un cambio nadieee y es verdad que ningún trabajador actual del gobierno ha presentado nunca un examen de aptitudes ni conocimientos, para ningún puesto estatal, por ahí debería empezar el cambio, que se diseñen y establezca un sistema de profesionalización de los trabajadores de gobierno, que estos puestos se concursen, que haya evaluaciones, de conocimientos y de desempeño, que se califique su escolaridad, curso, etc., por ahí se empieza el cambio no quitando a directores o jefes de departamento, ese instrumento permitirá un desarrollo justo y equitativo pero sobre todo será un aliciente para que el que quiera mantenerse o superarse sea mediante un instrumento transparente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba