Principales

No hacer pruebas aleatorias para identificar a portadores del Covid-19 es criminal

Rubén Vizcaíno A.

Las pruebas aleatorias para detectar infectados de COVID-19 son reconocidas a nivel mundial, excepto México, como la medida más efectiva para frenar el virus. Algunos datos lo ejemplifican perfectamente:

JAPON: Con una población muy similar a la de México, 126 millones 476 mil habitantes, realizaba hasta el 10 de abril pasado, 8 mil pruebas diarias. COREA DEL SUR:  Con casi  52 millones de habitantes, había efectuado 270 mil pruebas rápidas con resultados en 15 minutos, hasta la fecha de referencia. ITALIA: Con población de 60 millones y medio de habitantes llevaba ya Un millón 400 mil exámenes realizados.

ALEMANIA: con casi 84 millones de habitantes, había aplicado un millón 700 mil pruebas para detectar infectados. ESPAÑA: con 47 millones de habitantes, aplicó, hasta la fecha de referencia, más de un millón de pruebas y estaba repartiendo a todo el país 800 mil exámenes más.

MEXICO: con su población de 128 Millones 932 mil habitantes y aunque usted no lo crea, había aplicado únicamente 3 mil 441 pruebas.

Usted puede jurar, sin temor a equivocarse, que Hugo López Gatell conoce estos números. Sabe, tiene que saber que se está dejando de hacer lo más importante, lo más efectivo. Pero repito, le vale madre.

Aunque se “vende” como el máximo experto, el más confiable y serio, la realidad lo desnuda y exhibe como lo que en realidad es: un ególatra ruin y perverso. Un adorador del protagonismo estéril, con sus “brinquitos” para ingresar a Palacio Nacional, con su afición a las tortas de tamal en la calle, las que acude a comer inmediatamente después de recomendar a la gente que no salgan de su casa.

Se regodea soñando en un futuro político dorado y sin límites; se distrae innecesaria y estúpidamente en entrevistas exclusivas, ideadas para satisfacer su vanidad sin fronteras, como la de la revista QUIÉN, que se publicita como un medio de: espectáculos, celebridades, moda, realeza y personajes de la alta sociedad mexicana. Nada más.

Se sabe protegido, apapachado por el tlatoani mayor, si, por AMLO a quien aguarda, también, el juicio de la historia. Seguro que, como su protector, López Gatell tiene “otros datos” respecto a la importancia de efectuar o no las pruebas de detección de afectados por la pandemia.

La diferencia son vidas humanas. Así de fácil. Así de dramático. Detectar a un portador de COVID-19 permite aislarlo, identificar a las personas con la que ha tenido contacto, revisarlas y así romper la cadena de transmisión. No hay de otra. Es la manera ideal y probada mundialmente. Aunque López Gatell y López Obrador se empecinen en argumentar otra cosa y al hacerlo condenen a muerte a miles de mexicanos.

6 comentarios

  1. En un gobierno qu eha manipulado a las masas de ignorantes, al viejo estilo del PAN de los 80s, nos va a cargar la chingada y el ruquito de AMLO le echará la culpa «al prianismo». Fiel a su bandera de hacerse pendejo, que le sale taaaan bien

  2. ustedes: chetumaleño 100%,, Joao y junto con ruben vizcaino deberían de gobernar al pais…. por que ustedes si son chingooneees

    1. asi es…mas bien esta columna de opinion da la impresion de ser con tintes personales contra amlo y lopez gatel…deveras que los perdedores prianistas y fifiperiodistas ya ni las formas guardan…han perdido mucha categoria en sus odios por haber perdido……

  3. periodista idiota es bien sabido que no todos los organismos reaccionan igual, hay algunos que lamentablemente le pega ms fuerte por x enfermedad degenerativa en el cuerpo, pero como usted bien sabe dedique ce al periodismo que es lo unico buen empleo que le da de tragar.

    1. P.D un buen articulo seria donde carajo ha puesto el presupuesto federal carlos joaquin , aquien de sus maridos se lo regalo o que vehiculo blindado compro o helicoptero investigue esos hechos ese ganara el aprecio del pueblo, pero lamentablemente usted necesita tragar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba