Principales

No se midió

El partido tricolor en Quintana Roo ya no obedece a los intereses que lo originaron. A cambio de migajas, se ha convertido en un apéndice del poder.

Es uno más de tantos miserables que merodean a los jefazos que están sentados frente al “pastel”.

Tal cuestión, la dio a entender hace tres días un veterano y colmilludo priísta, Rodolfo Romero Euan y hay que creerle.

Alguna vez también fue de los privilegiados que estuvo frente al “pastel”.

Anduvo en las entrañas, en las merititas tripas de la bestia y sabe cómo se mueven esas cosas, sabe, pues, cómo masca la iguana.

Hasta el momento nadie de la dirigencia lo ha refutado, aunque ¿tendrá dirigencia ese partido?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba