Principales

Policías de Tulum asesinan a indefensa salvadoreña

Tulum, Quintana Roo y México son noticia de la mala a nivel planeta, por el asesinato de la salvadoreña Victoria Esperanza Salazar Arraiza a manos de policías municipales de Tulum. Una mujer policía la sometió en el pavimento con exceso de fuerza, hasta arrancarle la vida a la vista de curiosos. El video en circulación presenta los últimos segundos con vida de la centroamericana de 36 años, madre de dos hijas.  

Fresco tenemos en la memoria el brutal homicidio del afroamericano George Floyd, asesinado por policías el 25 de mayo de 2020 en un vecindario de Mineápolis, Estados Unidos. Esa imagen sanguinaria del asesinato es muy similar a la de Tulum, cuya policía ya tenía antecedentes de brutalidad extrema consentida por el inepto alcalde Víctor Mas Tah, cuyo sueño de relección se ha ido por la cloaca.

El boletín de la Fiscalía es erróneo al decir que la salvadoreña “perdió la vida”. La vida se pierde cuando cruzas la calle sin precaución y eres arrollado por un automovilista. No ocurre en este caso, porque cuatro policías participaron en el asesinato de Victoria Esperanza.

En cambio el comunicado es preciso al detallar la causa de la muerte: “se identificó una fractura en la parte superior de la columna vertebral producida por la ruptura de la primera y segunda vértebra, lo que provocó la pérdida de la vida de la víctima”.

“El nivel de fuerza utilizado se realizó de manera desproporcionada, inmoderada y con un alto riesgo para la vida, ya que no fue acorde con la resistencia de la víctima, lo que ocasionó una desaceleración con rotación del cuello”.

Esta madrugada el Fiscal del Ministerio Público ejerció la acción penal contra los cuatro policías: una mujer y tres hombres. El daño está hecho y es irreversible. Ahora veremos si da la cara el Secretario de Seguridad Pública “con licencia”, Jesús Alberto Capella Ibarra, o asume su responsabilidad el emergente Lucio Hernández Gutiérrez, porque sigue operando un reprobado Mando Único que debe ser desechado de inmediato.

Con policías asesinos, Quintana Roo ya no necesita enemigos. Tremendo daño han causado a la imagen turística de nuestro estado y de México. Pero duele más esta vida arrebatada a una mujer salvadoreña, Victoria Esperanza.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba