Principales

Puñalada de la Capa a humilde familia de Calderitas

Una humilde y enferma pareja de ancianos de Calderitas —localidad cercana a nuestra capital— tiene con la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) un adeudo impagable: 23 mil 816. Al ser turnado a la Dirección de Recuperación de Adeudos y Ejecución Fiscal (DRAEF) aumentó de golpe a 59 mil 881 pesos.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos bateó la queja y la Procuraduria Federal de Protección al Consumidor (Profeco) respondió con una telaraña de requisitos burocráticos a Tomás Catzin Mex, vendedor ambulante de 74 años con Alzheimer y sin escolaridad cuya esposa Petronila Bacab padece artritis reumatoide.

Don Tomás presentó su queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, denunciando que “no es justo lo que me están haciendo con esta pandemia. Se quieren aprovechar”.

Don Tomás advierte en su escrito de queja que enfrenta el riesgo de perder su patrimonio y “quiero y deseo que me ayuden para encontrar una solución, pues me siento violentado”.

Él y su esposa sufren por llevar el pan a su humilde vivienda, por lo que es imposible para ellos liquidar una deuda estratosférica que sigue en aumento al caer en los dominios del implacable DRAEF.

Las causas de este elevadísimo adeudo original tendrán que ser revisadas para determinar la causa de esta facturación, porque el señor Catzin afirma que desde hace dos años no habita en ese domicilio de la colonia Yucatán y llega cada seis meses, según la información que me comparte la periodista Graciela Machuca Martínez.

Es obligada y urgente la intervención de Gerardo Mora Vallejo como titular de la CAPA.

Un comentario

  1. Qué lo.condonen aparte que son ratas ellos deben de hacer estudios a los ciudadanos pobre que en esta pandemia no hay trabajo ni ingresos deben de ayudar creo que mejor hacer un piso en sus casa y no comprar agua a capa como antiguamente y educarlos así

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba