Principales

Rechaza Marciano Dzul una “cacería de brujas”

En las filas de Morena sobresale su alcalde electo en Tulum, Marciano Dzul Caamal, quien ya fue alcalde con la casaca priista –de 2009 a 2011– y tiene muy claro el camino que habrá de seguir contra su corruptísimo e inminente antecesor, Víctor Mas Tah, quien se aplicó a fondo para evitar la derrota y fue condenado a la regiduría por los hartos electores.

Marciano rechaza que vaya a emprender una “cacería de brujas” y dijo que “será el pueblo quien juzgue”. ¿Cacería de brujas? Para nada, e incluso la calificó como “tonterías”, aunque advirtió que “no se solapará nada en caso de que haya un daño a la hacienda pública”.

El mensaje que no debe tener tan tranquilo a Más Tah lo lanzó el alcalde electo al acudir ayer al quinto y penúltimo informe del gobernador Carlos Joaquín González, a quien trató con diplomacia al señalar que “en cualquier gobierno hay aciertos y desaciertos”.

Con el tino político que lo distingue manifestó que trabajará de la mano con Carlos Joaquín, anteponiendo cualquier interés personal a los intereses de los tulumnenses, aunque anticipó que el Mando Único es un tema que debe analizarse. “Si vale la pena continuar en él, adelante; si no, pues deberá ponerse sobre la mesa para que sea el Cabildo en pleno el que determine”.

Marciano es el político de origen priista con mayor destreza en el Ayuntamiento, porque conoce sus entrañas con los tumores desarrollados por Víctor Mas, quien representó al PAN y al PRD y fracasó en su intento de reelegirse como plan estelar para su blindaje.

El alcalde electo ha sido mencionado como prospecto para la gubernatura, un tema que lo debe quitarle el sueño pero que tiene en su agenda personal como los otros suspirantes de Morena que aguardan la bendición del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien llegado el momento elevará al paraíso al elegido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba