Principales

Se le hizo a Villatoro

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

El PT hizo historia en Quintana Roo. No por sus buenos resultados electorales, ni por el falso papel de oposición que vienen desempeñando desde hace lustros, sino porque el pasado miércoles se convirtieron en el primer partido político con registro estatal aprobado por el Instituto Electoral de Quintana Roo, logrando con ello permanecer colgados del erario, aunque con las uñas largas.

Y es que como resultado de la raquítica presencia que tienen como partido político perdieron el registro nacional en las pasadas elecciones federales, quedando debajo del tres por ciento requerido por la ley. Desesperados, los líderes locales, Hernán Villatoro Barrios y Mauricio Morales Beiza, emprendieron una estrategia alterna para no cerrar el changarro y seguir recibiendo sus prerrogativas.

Para ello solicitaron su alta como partido político estatal, lo que fue posible gracias a que al menos en Quintana Roo obtuvieron más del tres por ciento de los votos totales, abriendo la puerta a su resurrección.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues al ser un partido de nueva creación recibirán la misma cantidad en prerrogativas que los partidos Morena y Encuentro Social, es decir, poco más de 80 mil pesos mensuales, cuando anteriormente entraban a sus arcas cerca de 400 mil pesos cada mes.

Con un optimismo que raya en lo irreal, el PT pretende competir en el 2016 centrando su artillería en el municipio de Bacalar, donde tienen su bastión. La idea es lanzar como candidato a la alcaldía a uno de sus cartuchos de cien batallas, Mauricio Morales Beiza, a pesar de que ese mismo candidato fue vapuleado por el PRI el pasado 7 de junio. Aun con ese precedente, están confiados en hacer la hombrada.

Para colmo entrarán a la contienda con sus finanzas ahogadas y sin el respaldo de una estructura nacional, lo que los convierte en potenciales víctimas de los peces grandes.

Dentro de los planes de Hernán Villatoro también está mantener la diputación plurinominal local que le ha dado trabajo a él y a su escudero Mauricio Morales desde hace 10 años, la que podría quedar en manos del bacalarense Rivelino Valdivia, siempre y cuando esté dispuesto a sacrificar un alto porcentaje de su posible salario como “coperacha” para el partido.

El 2016 será determinante para Hernán Villatoro y su puñado de seguidores, pues conseguir mantenerse sobre el tres por ciento de votación será un desafió muy difícil de superar. Desde ya están nominados al descenso.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba