ColumnistasPrincipales

¡Sí, si tenemos memoria!

viborianus 4

.

.

.

.
Muchas familias quintanarroenses, cientos, ayer se cuestionaban: ¿Cómo echarle ganas a la vida, cómo echarle ganas a tu familia, cómo echarle ganas entre tus amigos, y cómo echarles ganas, todos nosotros, aquí reunidos en el terruño? El mejor testimonio y ejemplo de lo que no se debe hacer contra la familia ha surgido desde la oficialía mayor del gobierno de Quintana Roo. Es el organismo con el mayor número de familias descobijadas desde el 25 de septiembre pasado. Cientos son los trabajadores burócratas despedidos injustificadamente y que solamente obedecen -los despidos- a razones de carácter político. También nos recuerdan que no se les olvida su trato por este gobierno. ¡Dígales que sí tenemos memoria!

Sólo puede ser entendible desde el más grave cinismo (despersonalización del individuo), cómo podemos concebir la presencia del titular de esa dependencia en el evento estelarizado con motivo del “Día de la Familia”. ¿Quiénes fueron los soplanucas, serán esos asesores externos? Los multicitados poblanos. Como para atreverse a enviar a ese evento al personaje que más daño a causado a las familias de Quintana Roo. Una persona con el conocimiento del desbarajuste provocado por los cientos de despidos injustificados, con algo de sentido común, no hubiera enviado a este tipejo a presidir dicha insolencia. Pero, además, la cereza de la desvergonzante acción es la misma aceptación y/o beneplácito para presidir esa supuesta convivencia. ¡Traducido es una confrontación!

Manuel Alamilla 09Muchos estudiosos entienden esta conducta cínica como el “desarrollo de sentimientos, actitudes y respuestas negativas, distantes y frías hacia las personas destinatarias del trabajo”, hacia la burocracia directamente, pero de manera indirecta contra quienes conforman el colectivo de víctimas del personaje en cuestión; pero principalmente a las madres o parejas desheredadas, a los niños excluidos de las oportunidades para recibir una vida de bienestar por el despido de su progenitor en el «gobierno del cambio». ¿Cuántos niños ahora han truncado sus oportunidades, desde las básicas como las alimentarias hasta las educativas y de formación por la pérdida laboral de la cabeza familiar?

En mayúsculo cinismo hasta se boletinó, va una parte textual para ver las temibles contradicciones “…Finalmente, felicitó al DIF Quintana Roo y a los Voluntariados participantes, los cuales promueven la convivencia familiar, promoviendo así una cultura participativa, lo cual fortalece el tejido social pues fomenta la identidad y la sensación de pertenencia de los ciudadanos con su comunidad. Otra ventaja es que son un aliciente para juntos trabajar por un Quintana Roo más justo, con oportunidades para todos”. ¡Órale! (interjección para denotar asombro o incredulidad), ni la burla perdonan.

Y cómo bigotes contenía: “…La Oficialía Mayor inició la campaña #YoAmoChetumal con una tómbola con regalos, retratos familiares, cabina de valores, regalo de arbolitos y el juego de Jenga, en el marco de la carrera organizada por el DIF-Q. Roo por el Día de la Familia. * En representación del Gobernador Carlos Joaquín, el Oficial Mayor, Manuel Alamilla, dijo que así se fomenta la identidad y sensación de pertenencia de los ciudadanos con su comunidad”.

Desconocemos, tácitamente, si esta fue una conducta impositiva, adrede, con conocimiento de causa, contra la sociedad quintanarroense, si pudo haber sido circunstancial o fue con todo el peso del poder del gobierno, para ratificar el temor que muchos trabajadores de la burocracia que aún tienen sus responsabilidades laborales. Pero de que en el Día de la Familia coincide con una época de convulsión y tragedia para una gran cantidad de familias quintanarroenses es innegable, ¿entonces por qué enviar a este personaje? ¡Otro error!, así querrán justificarse después.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), «las familias están en primera línea en todos los esfuerzos mundiales para llevar a la práctica la audaz e inclusiva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible». En particular, son esenciales para el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, en el que todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a “garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades”.

Hablar de familia, no cabe en cualquier boca, parlamentar de familia es algo esplendoroso que pocos emisarios gobiernícolas entenderían, mencionar a la familia implica un cúmulo de afectos, de coincidencias, hasta llegar al amor. Una familia es la célula básica de la concentración y compartición de los cariños, no solamente individuales sino de una sociedad en su conjunto. La familia es la depositaria del amor, de las alegrías, de la esperanza, de los sueños y el sudor frente a las amarguras, la desilusión y las caídas. Amigos y lectores: no esperemos algo del gobierno, aprendamos a echarnos ganas, a regalarnos motivos para seguir apostando, soñando y construyendo una vida que tenga sabor a hogar, a familia. ¿Quién dice que no se puede?

PD.- “Prefiero una familia herida, que intenta todos los días conjugar el amor, a una sociedad enferma por el encierro y la comodidad del miedo a amar”. Jorge Mario Bergoglio, (1936- ), actual papa de la Iglesia católica.

PD.- “Hace poco fui a una conferencia y, entre otras conclusiones, el ponente sostiene que la guerra civil en México ya empezó. El exterminio de la sociedad ya la inició el gobierno”. Colega de la Ciudad de México.

www.facebook.com/viborianuscolumna @viborianus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba