De jalones y empujones

En Quintana Roo en época de pandemia de crisis sanitaria, de incertidumbre, desánimo y confusión, lo recomendable es volver a los principios sobre lo que se sustenta en la lucha para salvaguardar la vida y para revisar, -ahora más que nunca- el buen conducir de la sociedad quintanarroense, porque nuestra lucha -no es esencialmente política- sino de bienestar social, económico, progreso, seguridad y, sobretodo, salud.

Es verdad que rumbo al disenso electoral los grupos y partidos tienen que separar la política para buscar y encontrar figuras de raigambre rimbombantes en el estamento social, deportivo, comunicación y en la farándula. Esto evitaría las salidas de fuerzas internas -de viejo cuño- que hasta la misma Francisca Viveros Barradas (a) “Paquita la del Barrio”, será proyectada como ungida a una diputación de Veracruz..

La argumentación expresada de “Paquita” en una apostilla de prensa, -en que el tiempo actual no es perfecto para expresar la voluntad popular- ya varios asesores estarán detrás de ella –dicen- haciendo la fuerza necesaria que conduciría a su destino político a la popular y folklórica cantante-

Es precisamente un candidato selecto por el voto ciudadano que debe ser escuchado en el proscenio popular a los que en la tribuna se escucharán leyendo lo que tienen todo escrito en un solo rollo lleno de fantasías, falsas promesas, futurismo y discursos melifluos que carecen de imaginación para cautivar a la ciudadanía afectada en la salud por la amenaza intermitente del letal Coronavirus.

La política en la arena del coliseo local –Chetumal- tiene que ver con las realizaciones y situaciones de expectación y desorden y, en consecuencia, de la negación de espacios en el concordato denominado -Va por Quintana Roo- que componen la BOA, PAN, PRI, PRD y CQ, para que, de entrada, negarle el espacio al comunicólogo radiofónico, José Ángel Muñoz González, el cual ahora con RSP aspira a la candidatura para presidente municipal de OPB.

José Ángel Muñoz ya se inscribió a la candidatura othonpeblanquense al nuevo partido Redes Sociales Progresistas, RSP, que no está en la coalición pero será un partido afín a Morena, por la negación de la alianza “Va por Quintana Roo”, lo que va transformándose en guerra y coerción. Esto cuando se pierde el cultivo de la política con falta de diálogo para resolver las diferencias y se prefiere destrucción del adversario. La política es una sociedad, pero no en un proyecto en donde no todos caben.

La tarea de rescate toca hacerla bajo el concepto de Candidatos Independientes a la presidencia municipal de OPB uniéndose en concordato para formalizar una alianza de facto como la que está realizándose entre pares independientes, Ángeles Gallegos Pérez declinando a favor del periodista chetumaleño, Jorge Rodríguez Ruiz, con la intención de darle poder a la gente, -el poder transferido a un ciudadano independiente-, sin color, es un factor que va en contra del poder paternalista de los partidos políticos.

Que la ciudadanía sufragante decida con su voto como cambiar el gobierno municipal de OPB, con quien, tal o cual, –son un titipuchal-. El otro reto es aprender a hacer política, lo cual no es fácil, sino que acentuará graves riesgos con equívocos al conducir -nada fácil- gobierno municipal de OPB, libre de toda ruindad. Una buena forma de hacerlo es volviendo de nuevo sobre las bases y principios que inspiraron hacer del bailío Othón P. Blanco un municipio sureño –de buena madera- con el alto orgullo de poseer en su geografía la histórica ciudad de Chetumal, capital política de Quintana Roo.

 

En el Vitral de La Bola de Cristal

Tras dar a conocer que el Semáforo Epidemiológico se mantiene en color naranja en la Zona Norte de Quintana Roo y amarillo en la Zona Sur por el incremento de casos de COVID-19 durante la semana del 1 al 7 de febrero.

El gobernador Carlos Joaquín, advirtió que “ante aviso no hay traiciones”, en un claro mensaje hacia las empresas que serán denunciadas ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en la búsqueda de aplicar clausuras definitivas por no atender las medidas sanitarias. 

El mandatario estatal destacó que la zona sur de Quintana Roo está a un paso del color naranja por la velocidad de contagios registrados en esta última semana, y abundó que la idea de mantener el color naranja en la Zona Norte obedece a que el nivel hospitalarios es del 25 por ciento y el nivel de contagio se mantuvo igual que la semana pasada de 1.11, mientras que en el sur donde hay un repunte de casos se mantiene el semáforo amarillo con un riesgo de contagio de 1.10 y una ocupación hospitalaria del 20%.

“Amigas y amigas del norte de Quintana Roo, hay que cuidarnos mucho y poner especial atención para evitar regresar al color rojo de confinamiento”, exhortó.

El gobernador se refirió este jueves específicamente al municipio de Tulum que reporta el índice más alto de casos positivos donde, dijo, se han identificado a empresas que están haciendo caso omiso a las recomendaciones sanitarias y están atentando contra la vida de los quintanarroenses, por ello instruyó a las autoridades municipales para aplicar mano firme en esta situación e hizo un exhorto a los empresarios para seguir adelante y mantener el equilibrio de cuidar las salud y la recuperación económica.

“He hablado con el presidente municipal de Tulum para decirle, o le entramos todos y con fuerza o no vamos tener camino por andar porque no se puede permitir que siga la situación como en estos negocios y establecimientos, donde no hay controles preventivos, en donde a los empresarios no les importa los quintanarroenses, les importa solamente un espejismo de recuperación económica, que no va el bien de nuestra población, sino tener más recursos en corto plazo, pero no importa si se enferman”, afirmó.

Deje un comentario

10 + 7 =