Política

Daniela Martínez, una luchadora incansable

Chetumal, 14 agosto
Redacción

Aunque no nació en la entidad, Daniela Martínez Vargas, se considera quintanarroense de corazón, y por ello defiende a muerte el nombre del estado en cada competencia en la que participa.

Nació en el estado de Veracruz hace 20 años, vivió toda su niñez en Chihuahua y, debido a problemas familiares llegó a Chetumal en el 2016, cuando tenía 14 años.

Su llegada a las Luchas Asociadas fue mágica. Desde que descubrió este deporte supo que ahí estaba su futuro, ella lo considera como amor a primera vista.

“Debido a la situación que mis hermanos y yo habíamos sufrido, la psicóloga del DIF nos recomendó practicar algún deporte para distraernos y poder sanar nuestros traumas y relacionarnos con más gente. Yo no tenía ánimos de hacer algo, pero acompañé a mi hermana a la Unidad Romero Molina porque ella quería entrar a boxeo y ahí vi el gimnasio de luchas. Me paré en la puerta y me impresionó ver la forma en la que entrenaban y desde ese momento me enamoré de este deporte”, recuerda.

A partir de ese momento se integró a los entrenamientos bajo la tutela del profesor Silvio Michell Rengifo, de su hijo Silvio David Mitchell Carracedo, quienes comenzaron a sacar sus mejores cualidades como atleta, con lo cual se ganó rápidamente su derecho para formar parte del programa del Centro Estatal Deportivo de Alto Rendimiento (CEDAR).

Los resultados comenzaron a llegar casi de inmediato, pues cuando apenas tenía seis meses entrenando vino su primera competencia estatal, en la que derrotó a una atleta con más de cinco años de experiencia, lo cual le dio mayor confianza para continuar en este deporte.

No obstante, un par de lesiones en la clavícula ocasionaron que en su primer año no lograra clasificar a la Olimpiada Nacional del 2016, aunque a pesar de ello no se dio por vencida y continuó preparándose.

Para el 2017 logró llegar a un buen nivel de competencia y se clasificó a la máxima justa deportiva nacional, donde consiguió medalla de bronce en la división de los 49 kilogramos, en la categoría Cadete.

En el 2018, en la Olimpiada Nacional que se celebró en el estado de Querétaro, Daniela Martínez Vargas tuvo una buena actuación y repitió la medalla de bronce, aunque esto no la tenía nada contenta, pues quería más y para el 2019, en la edición celebrada en Chetumal, logró la medalla de plata.

La medalla de oro llegó por fin en este 2021, luego de derrotar de manera espectacular a la representante de Hidalgo, consagrándose como campeona nacional, justo en su última aparición en categorías juveniles.

Ahora, una vez concluido el ciclo de Olimpiada Nacional o Juegos Nacionales, Daniela participará en la categoría de Adultos, donde buscará cumplir su más grande sueño, llegar a unos Juegos Olímpicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − siete =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba