NotasPrincipales

Balean a médico a un costado del IMSS en Chetumal

CHETUMAL, 22 de mayo.-

FranciscoJavierSerranoMazarit
Francisco Javier Serrano Mazarit

Un médico cirujano del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue herido de cuatro impactos de bala en el abdomen por dos sujetos encapuchados que en motocicleta lo interceptaron antes que abordara un vehículo que se encontraba estacionado a un costado de la clínica de Chetumal, a pocos metros de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

El baleado, de nombre Francisco Javier Serrano Mazari, que fue subdirector del Hospital General de Chetumal, de inmediato fue ingresado a la clínica e intervenido quirúrgicamente para tratar de salvarle la vida, sin que se tenga reporte de su estado de salud al cierre de esta edición. Uno de los sicarios fue ubicado cuando corría, encapuchado, a un costado del parque Ecológico, pero se escabulló de los oficiales de policía al internarse en un domicilio de la zona. Una camioneta que se encontraba en el estacionamiento a un costado de la clínica del IMSS recibió al menos tres impactos de bala en el panorámico.

Los hechos ocurrieron pocos minutos después de las 8:00 de la noche, cuando personas que se encontraban en los alrededores de la clínica del IMSS escucharon varias detonaciones de arma de fuego provenientes de la calle Roma entre la avenida Nápoles y Sicilia, a un costado del citado nosocomio.

Operadoras del número de emergencias inmediatamente activaron la alerta general a todas las corporaciones de policía, quienes cercaron de inmediato la zona.

Elementos de la Policía Municipal Preventiva que se acercaban al lugar, observaron a lo lejos a un sujeto que corría sobre la calle Juan de Dios Peza hacia el poniente, pero cuando intentaron darle alcance, el delincuente se introdujo a un domicilio y desapareció.

Por lo anterior, policías estatales, judiciales y del municipio acordonaron la casa ubicada a unos metros del cruce de mencionada arteria con la calle Antonia Plaza y revisaron techos y predios aledaños, pero no fue posible localizar al sujeto.

Mientras tanto, un grupo de agentes judiciales recabaron información de la persona lesionada, siendo identificado como Francisco Javier Serrano Mazari, quien se desempeña como médico cirujano de la clínica del IMSS en esta ciudad.

Información recabada señala que a la hora antes señalada, el médico salió de la clínica y se dirigió hacia un vehículo tipo Lancer que se encontraba estacionado en la calle Roma entre la avenida Nápoles y Sicilia, a un costado de la clínica del IMSS, hasta donde llegaron dos sujetos encapuchados a bordo de una motocicleta tipo “Cross” de color gris claro y le dispararon, logrando herirlo en cuatro ocasiones en el abdomen bajo.

Los delincuentes inmediatamente se dieron a la fuga a bordo del vehículo ligero en el que llegaron y los perdieron de vista. Inmediatamente, testigos de los hechos y personal del nosocomio salieron en su ayuda y lo ingresaron de urgencia a un quirófano, donde lo intervinieron para tratar de salvarle la vida.

Varios casquillos de bala, que se presume son de calibre 9 milímetros, fueron hallados en el lugar de los hechos, lo cuales fueron recogidos por personal de PGJE que llegó al sitio, mismos que dialogaron con los testigos. Una camioneta repartidora de vidrios y aluminios fue dañada al menos de tres impactos en el panorámico, pero después de ser cuestionados los ocupantes, los agentes judiciales los dejaron ir.

El operativo de búsqueda de los fugitivos llegó hasta las instalaciones del parque ecológico, actualmente denominado Zazil, donde todas las corporaciones ingresaron y realizaron una minuciosa inspección, pero no hallaron a los responsables.

Cabe mencionar que Francisco Javier Serrano Mazari es actualmente médico cirujano de la clínica del IMSS, pero antes fue Subdirector del Hospital General de Chetumal y tiene antecedentes penales, pues en agosto de 2012 fue detenido como presunto responsable de los delitos de homicidio en grado de tentativa, violencia familiar y portación de arma prohibida, en agravio de quien era su esposa, Ericka Beatriz Canto Canche, a quien en un arranque de celos le inyectó, en contra de su voluntad, un medicamento bloqueador neuromuscular, denominado “Uxicolín”, y aprovechando que la mujer, de 32 años, comenzó a sentirse mal, le colocó una escopeta en la cara y la amenazó de muerte.

Sin embargo, a pesar de haber sido puesto a disposición del MPFC por la policía preventiva que llegó en auxilio, salió libre enseguida, porque la agraviada no quiso formalizar la denuncia penal en su contra.

La Policía Judicial realiza las primeras indagatorias para tratar de establecer el móvil y la autoría de lo que hasta ahora queda como un intento de homicidio contra el médico.

Fuente: Ricardo Jesús Rivas (Por Esto! Quintana Roo)

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba