Campus infectados de idéntico virus

logo_victoriano

Siguiendo con nuestras investigaciones y pesquisas sobre el tema de la UQROO, encontramos una serie de irregularidades en todos los ámbitos de la vida universitaria. A tan sólo unos días del término del cuatrienio más triste y demoledor de la Universidad, Elina y su séquito, están muy ocupados buscando acomodar y asegurar plazas de administrativos y pseudo-docentes en todos los niveles de la institución. Hablaremos después de la súbita decisión de esta administración para abrir por fin la convocatoria de “definitividades académicas”, opción que no cumplió en toda su gestión Elina; en clara violación de la legislación. Antes de abandonar el barco, la señora quiere asegurar que, quien llegue no quiera arremeter contra sus amistades como ha hecho ella con tantos profesores destacados, pero ese tema se analizará en breve, conforme transcurra el mencionado proceso.

Por ahora, hablaremos de los procederes de la administración de Elina en los campus de Playa del Carmen y de Cozumel, donde por supuesto, también ha impuesto a personas que no conocen y que no les interesa la universidad. La ex coordinadora del  campus Cozumel, Erika Leticia Alonso Flores, estuvo dirigiendo este campus por 8 años; en su momento  se dijo que fue electa por sus “buenas relaciones y vínculos con el sector empresarial cozumeleño”, …pero, nada de eso, se manifestó durante su gestión. Sería bueno revisar el número de convenios que se firmaron y cuántos otros se cancelaron sobre la marcha. Sin embargo, su “vocación de servicio” con el grupo de Elina le valió a la M.C. Erika Leticia Flores, para que la “Honorable Junta Directiva” le otorgase el premio como coordinadora de la Unidad Académica Playa del Carmen, reconociendo su “amplia trayectoria directiva en la gestión pública y experiencia ejecutiva en dirección y liderazgo institucional en proyectos de educación superior”. La opinión de la HJD contrasta con la vertida por profesores del campus Cozumel, quienes destacan los siguientes aspectos en los dos periodos de gestión de Erika Alonso:

-Nepotismo: al crear puesto para su cuñada “un área de planeación que nunca funcionó”. Todos los trámites de planeación se siguen realizando desde la unidad Chetumal.

-Utilizó los vehículos institucionales para su vida diaria.

-Desapareció al “consejo académico” para poder manejar a su antojo los recursos de la Unidad Académica Cozumel.

-En ocho años no se le conoció un solo Plan de trabajo y qué decir de un Informe Anual, a diferencia de los académicos, a quienes sí se evalúa, y después de dos evaluaciones “no favorables”, están fuera de la institución. La administración, también debería ser evaluada y sancionada, no premiada como es el caso.

-No socializó en ocho años los logros académicos de la Unidad ante ningún medio, se encerró en su oficina sin gestionar un sólo beneficio para la comunidad universitaria.

-Los convenios con empresas, instituciones nacionales e internacionales se cancelaron.

-La infraestructura y equipo existente, cada vez está más deteriorado, el personal trabaja con equipo obsoleto.

-Laboratorios para las prácticas de estudiantes sin concluir.

-Participó en distintos foros nacionales e internacionales gastando los recursos institucionales, supuestamente para mejorar los procesos administrativos, cosa que no sucedió al interior de la comunidad universitaria; por el contrario, estos ochos años de su gestión se caracterizaron por un nefasto clima laboral, con represalias para quien expresara algo no agradable a sus oídos, apoyada por la prepotencia de su más allegado colaborador: el jefe de Administración y Finanzas Heyden Rubén Herrera Medina.

Este último, al igual que la coordinadora, más allá de mejorar los procesos administrativos, se encargó de hacer de ellos su forma de tener poder y bloquear o retrasar la gestiones. Existe una queja permanente  sobre este personaje por tomarse atribuciones más allá de las que le competen, sin ningún compromiso por la conectividad y transparencia; porque también usa los vehículos institucionales para cuestiones personales; porque ha beneficiado el negocio de su novia (Bi-natual) con recursos de la  UQROO, al contratar sus servicios como proveedora de alimentos y bebidas  en diferentes eventos de la universidad. Amigos lectores: Debemos hacer conciencia, de su aportación, durante estos 8 años al lado de la Mtra Alonso. Nepotismo, ineficiencia, estancamiento, abandono al estudiantado, y nulo acercamiento con la academia.

Por si fuera poco, la semana pasada ocurrió una ilegalidad aún más grave: La Rectora nombró al Dr. Alejandro Alvarado Herrera, Coordinador interino del campus Cozumel, quien fungía como Director de la división de desarrollo Sustentable. Esta acción viola  el Art. 32 de la Ley Orgánica, el cual establece: “El Coordinador de la Unidad durará en su cargo cuatro años y podrá ser reelecto.Si la ausencia fuese mayor y hasta de seis meses, el Rector designará un Coordinador interino, si la ausencia fuese definitiva, se nombrará un nuevo Coordinador, en los términos de la Ley”. (¿????)

Este es un premio para el Dr, Alvarado quien ha fungido como el más fiel aliado de la Elina Coral. Estos servidores públicos (Director y ex–coordinadora) estrecharon lazos para utilizar recursos a su conveniencia y para enclavar a sus familiares, a trabajar, en la institución; éste último, con todo descaro, en la convocatoria pasada, diseñó  plazas de tiempo completo para el ingreso de su pareja Irais Cabrera Huitron, y profesoras esposas del actual Secretario de Posgrado Alfonso González Dimian, Alma Rosa Macías y esposa del actual Jefe de departamento Alejandro Palafox: Julia Anaya.

Esta última, logró ingresar con grado de maestría, y de un tiempo a la fecha, ni se consulta  a la academia para disponer de dichas plazas, mucho menos considera perfiles consolidados, preferentemente con grado de Doctor. Durante su gestión tampoco ha presentado planes e informes de trabajo, mucho menos comunica de los recursos disponibles para la división, pero sí ha despido a tres profesores por sus “resultados no favorables”, cuando el mismo Director no ha dado a conocer su plan de trabajo y mucho menos se le evalúa.

Presume de su maestría en Gestión Sustentable del turismo, pero bastaría preguntar a los alumnos: ¿cuál es el sentir que tienen hacia el Dr? Quien ha secuestrado y se ha impuesto como profesor de metodología, generando pánico y problemáticas al interior de este programa, situación que ha llegado a oídos de los consejeros universitarios, quienes conocen a detalle los quejas de alumnos, sin que nadie pueda intervenir en su maestría, donde ha privilegiado a profesoras con grado de maestro, como su pareja Irais Cabrera, quien impartió clases en el ciclo de primavera 2015, como se observa en el portal de la Universidad siendo egresada de la misma maestría: La endogamia en su máxima expresión.  El Exdirector ha dejado al margen a otros perfiles con grado de Doctor simplemente porque no son de su agrado. ¿Y el nepotismo?

Para concluir, la unidad Cozumel ocupa el primer lugar respecto a las otras unidades en el tema de deserción,  alto índice de reprobación y bajos índices de titulación, se presumió recientemente el dato de mayor aspirantes a la unidad Cozumel, aproximadamente 380, pero hay que revisar los números reales, como egresados y titulados, es evidente una reducida cantidad por no decir casi nula. El Director no ha visualizado más allá de sus propios intereses, como el negocio recién inaugurado “Brebajes”  ahora como proveedor oficial de alimentos y bebidas en las diversas reuniones celebradas al interior de la unidad Cozumel. Durante su periodo de gestión ha sembrado un ambiente de desconfianza, prepotencia, y el temor a la represión. ¡Arrasa el virus a Campus! ¿Pandemia?

PD.- ¿Qué tan válido puede ser ese arrogante júbilo de la afición futbolera ante un grupo de apenas 15 decentes cubanos? ¡Como que raya en la irracionalidad!

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus  www.viborianus.com

Deja un comentario

* Campos obligatorios

4 × dos =

Noticias relacionadas

Periodistas Quintana Roo 2015.