Chetumaleños y sus deseos de resucitar

Pena Capital

Javier Chávez Ataxca
Novedades Chetumal

 

 

arlet molgora glover 3En gran parte de los políticos chetumaleños palpita el deseo de retornar a las grandes ligas, esas que habitaron por décadas hasta la culminación del gobierno de Joaquín Hendricks Díaz, último gobernador capitalino.

Pero el político chetumaleño no se moviliza en grupo, ya que los más visibles alimentan a su corte de incondicionales, desconfiando del vecino y teniendo desencuentros que llegan a la colisión estrepitosa. Por ello es difícil encontrar a dos chetumaleños que hagan un pacto de colaboración, ya que ninguno está dispuesto a ceder, aportando su capital político para fortalecer un proyecto competitivo.

Hoy por hoy, el chetumaleño más fuerte es el alcalde capitalino Eduardo Espinosa Abuxapqui, quien ocupa la posición que le permite estar en permanente contacto con los othonenses, siendo incluso blanco inevitable de sus reclamos y peticiones desesperadas.

En el proceso federal de 2015 estará en juego la diputación federal por el segundo distrito que dejará vacante Raymundo King de la Rosa. Tal posición cuenta ya con sus pretendientes, siendo más visible el ex alcalde chetumaleño Andrés Ruiz Morcillo, ex titular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA).

El hecho de que alguien aspire abiertamente agita las aguas, ya que en nuestra clase política predomina el hábito de aguardar las señales del firmamento para maniobrar, manteniendo al menos vivas las esperanzas. Pero la señal tiene que llegar, como establece el libreto centenario.

Como un “Canelo” Alvarez de la política –tras la dolorosa lección de box que le dio Floyd Mayweather–, el ex alcalde capitalino Carlos Mario Villanueva Tenorio fue convertido en puré. Esa sanguinaria golpiza mantiene en el retiro al hijo del ex gobernador Mario Villanueva Madrid, pero nada impedirá que sea puesto de nuevo en circulación en caso de que PAN o PRD le abran las puertas de par en par para obsequiarle la candidatura a la diputación federal.

Pero por lo pronto Carlos Mario Villanueva está sumamente desprestigiado, quedando Andrés Ruiz Morcillo como único retador de Abuxapqui, quien llegado el momento sería opción automática para la diputación federal que siempre ha estado en manos del PRI.

Hasta ahora el PRI tiene a su favor esa anemia de una oposición que a nadie espanta, aunque el PAN no ha dejado de contar con figuras competitivas que desempeñan un papel decoroso, como ocurrió con Luis Gamero Barranco (2002), Mario Rivero Leal (2008) y José Hadad Estéfano (PAN), estando en juego la alcaldía capitalina.

Incluso, una coalición entre PAN y PRD no le inquieta tanto al PRI, pero en cambio puede moverle el tapete el voto de castigo por medidas impulsadas por el gobierno federal, entre ellas la homologación del IVA que en estados fronterizos pasó del 11 al 16 por ciento, tema que debilitó a sus diputados federales.

Incomoda a los priistas con carreras modestamente alimentadas la posibilidad de que la diputada local priista Arlet Mólgora Glover sea la candidata del PRI a la diputación federal, por el tema de la equidad de género y porque es una figura de reciente aparición, prácticamente debutante en este juego.

Vale destacar que Arlet es coordinadora distrital de activismo político del segundo distrito federal, lo que le permitirá recorrer tal demarcación para alentar su popularidad.

Algunos priistas consideran que en manos de Arlet Mólgora sería desperdiciada la diputación federal, de ahí que algunas figuras bien identificadas y no menos polémicas metan su cuchara para intentar impulsar a uno de los suyos, persiguiendo el sueño de colocar a los sureños en las carreras estelares por la gubernatura.

Es así como el ex gobernador chetumaleño Joaquín Ernesto Hendricks Díaz explora ocasional y discretamente en Chetumal, pero sin contar con figuras aceptadas popularmente. Incluso, dos de sus alfiles fueron derrotados cuando intentaron saltar al Congreso del Estado en el proceso de 2005: Cecilia Loría Marín y Moisés Pacheco Briceño.

Hendricks cometió el error de rodearse de fuereños en su período como gobernante, desplazando a los chetumaleños por el hecho de haber comido alpiste de la mano de su antecesor, Mario Villanueva Madrid, pese a que le allanó el camino para que ocupara la silla mayor, desplazando de manera fulminante a la cozumeleña Addy Joaquín Coldwell.

En su período Hendricks dio posiciones clave a la chetumaleña Rosario Ortiz Yeladaqui, pero la Oficial Mayor de Gobierno es una mujer del sistema, lo que le ha permitido permanecer a flote en condiciones políticas adversas, como ocurrió en el gobierno de Mario Villanueva.

Pero el chetumaleño debe leer a conciencia la realidad de Quintana Roo, cuya dinámica poblacional ha fortalecido a Cancún y Playa del Carmen, restando poderío a la capital del estado ¿Cómo no recordar la redistritación? Tal lectura ha sido llevada al extremo por las dirigencias estatales del PAN y PRD que desde 1993 no postulan a los chetumaleño para la gubernatura.

Y en la nueva batalla limítrofe

zonaconflictoEn la nueva ofensiva de Quintana Roo para defender su integridad territorial, recorriendo los pantanosos dominios de una Suprema Corte de Justicia de la Nación repleta de laberintos, llama la atención que ningún chetumaleño presida uno solo de los tres poderes, a diferencia de 1997, cuando el gobernador era Mario Villanueva Madrid.

Ahora el gobernador Roberto Borge movió su pieza en el tablero de ajedrez para presentar de nuevo una demanda de controversia constitucional, ya que tan sólo Campeche mantiene invadidos 4 mil 800 kilómetros cuadrados de nuestro territorio desde que el 31 de diciembre de 1996 el gobernador campechano Jorge Salomón Azar con un zarpazo le ganó la partida a Mario Villanueva.

En esta nueva ofensiva juega un papel estelar el Presidente de la Gran Comisión del Congreso, José Luis Toledo Medina, de Playa del Carmen. El diputado tiene todos los hilos del poder legislativo.

Y sin estar sediento de reflectores participa Joaquín González Castro con mucho entusiasmo en el equipo de expertos. Recordemos que él fue Presidente del Tribunal Superior de Justicia cuando estalló la bronca limítrofe a fines de 1996, por lo que aporta su abundante conocimiento del tema a favor de la causa de nuestro estado.

Es lamentable que por el hecho de haber nacido en el estado de Veracruz haya sido atacado González Castro sin misericordia cuando a principios de la década de los 90 compitió como Senador por la gubernatura, carrera ganada con mucho esfuerzo por Mario Villanueva cuando la presidencia de la república era ocupada por Carlos Salinas de Gortari.

Lo bueno para nuestra causa es que la Suprema Corte admitió este jueves la demanda de controversia, con lo que se reactiva la obligada defensa con repercusión histórica.

Diputados de oposición muy dóciles

En esta Legislatura los diputados de oposición –PAN y PRD en concreto – se han excedido en su grado de colaboración con los priistas cuyo poderío es aplastante. Pero incluso en otros tiempos similares la oposición contaba con figuras que daban la batalla, a diferencia de los actuales que se sienten muy cómodos en su papel de servidumbre que consume las migajas que le lanza el patrón con cierto desdén.

De aquellos tiempos llegan a mi memoria los perredistas Ricardo Arias Flores (q.e.p.d) y Luis Armando Gómez Sosa, así como el panista Miguel Martínez Martínez (q.e.p.d). A ellos se sumaron los perredistas Tomás Contreras Castillo y Héctor Ortega Contreras.

Incluso, diputados del partido Convergencia –ahora convertido en una caricatura llamada Movimiento Ciudadano–  como Jorge Polanco Zapata y Roberto Erales Jiménez tuvieron un desempeño sobresaliente como diputados locales.

Y el hecho de que el PRI sea de nuevo una aplanadora en el Congreso local no es una excusa para el abandono de las actividades, sobre todo cuando todo se aprueba sin contradecir a los priistas.

Sergio Bolio Rosado, en su papel de coordinador de la bancada panista, ¿estará conforme con el triste papel que está haciendo? Porque hasta la subordinación tiene sus niveles.

Dos temas para la despedida

La publicidad de un casino de la zona libre de Belice está presente en los espacios publicitarios disfrazados de paraderos de autobuses, en la capital del estado. Tal concesión fue otorgada por el Ayuntamiento capitalino en el período de Andrés Ruiz Morcillo, y la autoridad debe prohibir este tipo de publicidad, a menos que el combate a la ludopatía sea una farsa.

Por cierto, sigue clausurado el casino ubicado en el bulevar Bahía, y que funcionó efímeramente a fines y principios de año. Los sellos de clausura permanecían, provocando enormes pérdidas a sus propietarios. Cuentan que la clausura tiene de mal humor al ex alcalde capitalino Carlos Mario Villanueva Tenorio.

Este viernes por la mañana se destapó el abogado chetumaleño Rafael del Carmen Bellos Gómez para presidir la Comisión Estatal de Derechos Humanos. El aspirante preside la asociación civil “Por una esperanza de vida, niños y adolescentes con cáncer en Quintana Roo A.C”.

También el abogado José Antonio Barón Aguilar se destapó en Facebook, manifestando su interés en ser el próximo Ombudsman. “Tengo las ganas y sensibilidad de impulsar una nueva imagen de los Derechos Humanos en nuestra entidad, en el contexto de las nuevas facultades que la Constitución ha otorgado a los Órganos garantes de los Derechos Humanos”, dijo.

un comentario

Deje un comentario

4 × dos =