Principales

El PAN, convertido en polvorón

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

Condenado por el peso de sus malas decisiones, el PAN en Quintana Roo se resquebraja tras su tercer descalabro consecutivo en un proceso electoral, donde los votantes castigaron la falta de congruencia de los integrantes de un partido que se presume de oposición, pero que en los hechos han destacado por su sumisión y servilismo al poder en turno.

patricia sanchezCarente de figuras con autoridad moral, el PAN lanzó como candidatos a diputados federales a los menos malos de sus cuadros políticos, mientras que favorecieron a un cartucho quemado como la dos veces ex diputada local, Patricia Sánchez Carrillo, a la que otorgaron en bandeja de plata una candidatura plurinominal cobijada por el timorato dirigente estatal, Eduardo Martínez Arcila.

En su mayoría, los panistas no han asumido su papel de opositores, ni en el Congreso local ni en los cabildos de los municipios. Basta con observar el triste papel realizado por los diputados Sergio Bolio Rosado, Trinidad García Argüelles y Perla Tun Pech en la Legislatura, donde entre otras cosas avalaron la imposición de Harley Sosa Guillén en la Comisión de los Derechos Humanos, orden dictada desde la bancada Tricolor.

Protegiendo sus intereses personales y ambiciones políticas, la tercia de diputados panistas ha vendido barata su obediencia, sacrificando en el proceso la credibilidad del PAN.

Lo mismo puede decirse de Patricia Sánchez Carrillo, que a su paso por el Congreso local dejó de lado su acostumbrada postura belicosa para convertirse en una dócil aliada, actitud sumisa que la llevó a ser nombrada Subprocuradora de Justicia en la zona norte en la recta final del gobierno de Félix González Canto, puesto que aceptó gustosa.

 Por esos antecedentes, la partida de un cuadro político del peso de José Hadad, que entendió mejor su papel como opositor y que como diputado local siempre puso la nota discordante nadando contra corriente a pesar de las presiones políticas, es mucho más dolorosa y debería preocupar enormemente al PAN.

Y es que es increíble y hasta irónico que un ex militante del PRI, que fungió como secretario de finanzas del Tricolor durante la dirigencia de Esteban Maqueo Coral allá por el año de 1994, tenga más garra y corazón de opositor que todos los panistas de “cepa”.

¿Cuántos más saltarán de este barco que se hunde por el lastre de su propia incompetencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba