Principales

Fatal accidente deja un muerto

Felipe Carrillo Puerto 5 Oct

Una persona muerta, tres lesionados y daños materiales superiores a los 30 mil pesos fue el saldo de un fatal accidente que se registró en la carretera estatal Señor–Tixcacal Guardia, cuando un vehículo que circulaba a exceso de velocidad terminó saliéndose de la carretera para estrellarse contra un árbol de pich, quedando atrapado entre los fierros retorcidos una persona que falleció en el lugar de los hechos, mientras que otros tres resultaron lesionados, recibiendo los primeros auxilios por parte de paramédicos de la Cruz Roja para luego trasladarlos al Hospital General, para su atención médica.

Los hechos se registraron a las 00:00 horas en la carretera estatal Señor–Tixcacal Guardia, cuando cuatro sujetos aparentemente bajo los efectos del alcohol y que circulaban a bordo de una camioneta, luego de perder el control de la dirección por parte del conductor, salió de la cinta de rodamiento estrellándose contra un árbol de pich, dejando prensando uno de los ocupantes que murió en el lugar de los hechos, mientras que tres más resultaron con lesiones en diferentes parte del cuerpo.

Al lugar de los hechos arribaron elementos de la policía municipal que se encontraban destacamentados en la comunidad de Señor, a quienes minutos antes les había reportado de unos ebrios sujetos que habían causado problemas en la comunidad de Tixcacal Guardia, y que circulaban a bordo de un vehículo; por lo que cuando se trasladaban a dicha localidad para atender el reporte se percataron de lo sucedido, puesto que los individuos circulaban a exceso de velocidad y terminaron saliéndose de la carretera para estrellarse en contra de un árbol de pich.

Los uniformados al percatarse del accidente, y de las personas lesionadas decidieron pedir apoyo a los paramédicos de la Cruz Roja, quienes se trasladaron al lugar a bordo de una ambulancia para brindar los primeros auxilios a los lesionados, entre los cuales la persona que supuestamente iba conduciendo el vehículo resultó con una escalpe en la cabeza, demás de heridas en diferentes partes del cuerpo, siendo identificado como Roberto Carlos N. P; en el lugar falleció su hermano que fue identificado como José Alfredo N. P, de 22 años de edad.

Además iban como acompañantes los hermanos Sebastián y Martín G. G, originarios de la comunidad de Señor, quienes resultaron con serias lesiones y fueron trasladados al Hospital General de esta ciudad para su atención médica. Mientras que la persona que aparentemente iba conduciendo el vehículo accidentado, luego de ser restablecido, fue trasladado a la ciudad de Playa del Carmen, para su mejor atención médica.

Se pudo indagar que el vehículo accidentado se trata de la marca Ford, tipo Ranger, de redilas, de color rojo, con placas de circulación TB-07-03 de Quintana Roo, se desconoce el nombre del propietario por la falta de documentos, el cual presuntamente era conducido de poniente a oriente por Roberto N. P, de aproximadamente 20 años de edad y era acompañado por tres personas más, de los cuales uno falleció en el lugar de los hechos.

El vehículo circulaba de poniente a oriente y al momento de salir de una curva, a exceso de velocidad, pierde el control de la dirección saliéndose de la cinta de rodamiento del lado derecho para avanzar varios metros dentro de la maleza y finalmente estrellar el vértice frontal derecho del vehículo en contra de un árbol de pich, quedando prensado entre los fierros retorcidos el cuerpo sin vida de una de las personas que iba a bordo del vehículo, por lo que se tuvo que requerir el apoyo de una grúa para enderezar los fierros y poder rescatar el cuerpo por parte de los peritos de la procuraduría y agentes ministeriales, además del médico legista, quienes se encargaron de realizar las diligencias correspondientes para esclarecer lo sucedido.

Los trabajos periciales se prolongaron en horas de la madrugada, por lo que varios vehículos quedaron varados en ambos extremos de la vía, debido a que fue acordonada el área para evitar el paso de personas y vehículos, situación que vino a incomodar a los lugareños, ya que habían transcurrido varias horas, y debido a que no se reabría la circulación vehicular algunos prefirieron cruzar por una parcela para bordear la zona acordonada y seguir caminando hasta el poblado de Tixcacal.

Por Esto! de Quintana Roo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba