Principales

Transparencia de adorno

Golpe de Mazo
Novedades Chetumal

.

Bajo el timorato mando de José Orlando Espinosa Rodríguez, el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Quintana Roo (Itaipqroo) permanece como una dependencia intrascendente y no menos costosa, mientras dependencias de todos los niveles y Ayuntamientos hacen de las suyas escondiendo información que por ley debiera estar al alcance de todos.

No por nada nuestra entidad se encuentra permanentemente ubicada entre los estados reprobados en trasparencia y acceso a la información, y aunque la situación de opacidad que se padece es muy grave, el instituto encargado de vigilar el cumplimiento de las leyes en la materia se encuentra estancado en una zona de extremo confort prácticamente desde su creación.

Y es que los resultados del somnoliento Itaipqroo deben ser evaluados sin consentimientos por los diputados locales, quienes al ser los encargados de elegir a los Consejeros “ciudadanos” para el Instituto son también los más indicados para pedirles cuentas y exigirles un mejor desempeño.

Porque tan sólo en 2014 se le asignó a dicho organismo un generoso presupuesto de 22 millones 686 mil pesos, recursos que el titular del Itaipqroo utiliza a discreción con la complicidad de las dos consejeras que complementan el cuerpo de gobierno de Transparencia.

Sin embargo, pese a la millonaria cantidad de recursos “invertidos” en fortalecer la cultura de la transparencia y para garantizar el acceso a la información pública a los ciudadanos, los resultados en los cuatro años que lleva al frente del Itaipqroo Espinosa Rodríguez han sido nulos, y el estado apareció una vez más entre los peores en Transparencia al inicio de 2014, ubicándose en el nada honroso sitio 23 a nivel nacional.

Lo más triste del caso es que los Consejeros del Itaipqroo se han aferrado a estrategias que en poco o en nada han contribuido a mejorar las cosas en la entidad, ya que se han limitado a enviar a su personal a dar pláticas –de escaso impacto, hay que decirlo– sobre el tema de transparencia y acceso a la información en un puñado de escuelas primarias y secundarias.

Otra de las acciones que repiten año con año son los concursos de dibujo y de ensayo, además de avalar la edición de algunas publicaciones digitales con permanente falta de periodicidad.

Estas estrategias ya se han agotado, sobre todo porque no se reflejan en un aumento de solicitudes de información ciudadana, ni tampoco en un mayor conocimiento de la sociedad acerca de los derechos básicos de los quintanarroenses para conocer la información gubernamental de interés público, bloqueada con artículos que blindan el dato más inocente.

El Itaipqroo está a la deriva, mientras su presidente ni se inmuta para ajustar el timón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba