Principales

Mara Lezama demuele el Gobierno del Cambio de Carlos Joaquín

Con enorme marro en mano y Palacio de Gobierno a su espalda, al inaugurar este domingo su mandato a cielo abierto la gobernadora Mara Lezama demolió el Gobierno del Cambio de su antecesor Carlos Joaquín con su primer mensaje a los quintanarroenses:

“Ya no seguiremos con el cambio de a poquito. Hoy inicia un cambio profundo, pero también radical”, expresó contundente al mostrar el nuevo rumbo del “cambio verdadero” con los principios de la Cuarta Transformación liderada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sus palabras bañaron a los asistentes protegidos del sol por un enorme toldo, entre ellos dos protagonistas de ese fallido Gobierno del Cambio: Miguel Ramón Martín Azueta y Julián Ricalde Magaña, con destinos políticos opuestos.

Exalcalde priista de Playa del Carmen, Miguel Ramón fue Jefe de la fugaz Oficina del Gobernador al inicio del mandato de Carlos Joaquín y se le atribuye la operación fulminante para lograr el control del Congreso del Cambio, dejándolo en manos del panista Eduardo Martínez Arcila. Su aventura como candidato a diputado federal por el primer distrito lo derrumbó anímicamente hace cuatro años, porque sin salir de su residencia lo aplastó la cozumeleña Adriana Teissier Zavala, a bordo de Morena.

Exalcalde perredista de Cancún, Julián Ricalde fue el primer Secretario de Desarrollo Social de Carlos Joaquín y abandonó el cargo para ser derrotado en la lucha por una senaduría –fue compañero de fórmula de la panista chetumaleña Mayuli Martínez Simón, quien alcanzó escaño de consolación–, pero ahora es diputado local de Fuerza por México y forma parte de la Cuarta Transformación.

Con magistral vena oratoria Mara Lezama trazó un camino hacia el desarrollo del estado: en cinco años le vamos a cambiar la vida para bien a la mayoría de las y los quintanarroenses. Por primera vez habrá un gobierno humanista, un gobierno progresista”.

“Este gobierno será diferente. Voy a gobernar de manera distinta para alcanzar resultados diferentes, prometió, teniendo en el templete a protagonistas nacionales y del patio, como Mario Delgado Carrillo –dirigente nacional de Morena–, Cuauhtémoc Blanco –gobernador de Morelos–, Rafael Marín Mollinedo –director general del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec– y la diputada federal de Morena, Anahí González Hernández.

Vamos a terminar –y lo digo fuerte y claro aquí, con el compromiso ante el pueblo – con los privilegios en el gobierno y a reorientar los esfuerzos humanos y presupuestales a las nuevas prioridades del estado. Vamos a reducir el gasto en publicidad para dárselo al pueblo, sin dejar de promocionar por supuesto nuestros grandes destinos. Vamos a analizar a fondo los gastos de todas áreas, empezando por las oficinas de la propia gobernadora. Vamos a encontrar cada grieta por donde se estuvo yendo el dinero del pueblo y destinarlo ahí, a áreas sociales y áreas productivas”.

Que quede claro y grabado: no voy a tolerar ningún acto de corrupción; no voy a tolerar la prepotencia”, machacó Mara.

Entre los asistentes sobresalió el priista Joaquín Hendricks Díaz –último gobernador chetumaleño–, acompañado por su hija Leslie Hendricks Rubio, quien como candidata del PRI compitió contra Mara Lezama. Muy cerca de ellos estaba atenta y sonriente Arlet Mólgora Glover, exdiputada local y federal del PRI.

También acudió Paul Carrillo de Cáceres, alcalde priista de Cancún en el mandato de Roberto Borge, cuya presencia agradeció Mara: “Paul Carrillo, gracias por estar aquí. Muchísimas gracias por acompañarnos”.

Discretísimo atestiguó el episodio el profesor Raúl Omar Santana Bastarrachea, eficaz Secretario de Gobierno en el mandato de Mario Villanueva y ex dirigente estatal del PRI, cuando este partido era un tanque de guerra que aplastaba aborígenes con arco y flecha por los cuatro puntos cardinales.

Presente el chetumaleño Juan Carlos Pallares Bueno, exdiputado federal y local del PAN, además de exlíder estatal del blanquiazul. Ahora respalda a Mara Lezama.

La gobernadora obsequió orquídeas a Chetumal, al reafirmar que aquí vivirá en estos cinco años al menos –porque ya tomó agua de curvato– y le prometió que “pronto recuperará su grandeza y esplendor”.

Y dejó en claro que no seré una gobernadora que prometa mucho y cumpla poco”.

ONDA TROPICAL

La cancunense Laura Fernández Piña fue durísima contra su comadre Mara en el combate por la silla diamantina y la trató despectivamente como “Mara, Marita”, pero ayer expresó sus “mejores deseos a Mara Lezama” y se ofrendó: “desde mi responsabilidad como Diputada Federal estaré atenta y dispuesta a trabajar coordinadamente en todo lo que signifique un beneficio para nuestro querido Quintana Roo”.

La exalcaldesa de Puerto Morelos ganó su diputación con los colores del Verde Ecologista y respaldada por Morena, pero fue candidata estelar repentina del PAN y PRD, coalición apaleada en la reciente guerra bajo el cielo maya caribeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba